sábado, noviembre 26, 2022

IU quiere saber (y hace bien)

Según se puede leer en el digital «DiarioCrítico», el diputado de Izquierda Unida por Valencia, Ricardo Sixto, «ha anunciado el registro de una batería de preguntas dirigidas al Gobierno de Rajoy interesándose por la participación de Corinna Sayn-Wittgenstein y de Jaime de Marichalar en el Valencia Summit de 2004, así como sobre la adscripción de la amiga del jefe del Estado a tareas de asesoría con el Gobierno del PP»; se supone -esto ya lo añado yo- que del gobierno valenciano. Pues hace bien el diputado porque lo mejor de todo es dejar claro quién es quién y a dónde se va y de dónde se viene aunque es cierto que, en ocasiones, la vida te da sorpresas y ahí tenemos a Mayor Zaragoza, aquel prometedor cachorro del franquismo con Martínez Esteruelas y Arias Navarro, haciendo hoy «apología de la paz», que así llama Barrena al apoyo de los presos terroristas de ETA. Pero en fin, cada cual es muy dueño de evolucionar incluso hacia ninguna parte.

La nueva tormenta desatada por Diego Torres acaba de empezar

Volviendo a las preguntas del diputado Ricardo Sixto, el problema es que a la mayoría de ellas va a tener que contestar el líder de la oposición, el señor Rubalcaba, ya que, salvo las que afectan directamente al gobierno autónomo de Valencia, el resto de la batería se refiere a hechos de cuando ZP era el inquilino de La Moncloa.

La nueva tormenta desatada por el socio de Urdangarín, el tal Diego Torres -con la que ya había amenazado- acaba de empezar. Los primeros datos no parecen demasiado relevantes porque en casi todas las presentaciones y en la inmensa mayoría de los actos de cierta relevancia, se invita a toda clase de famosos que, naturalmente, ignoran cómo se ha gestado el acto mismo y lo más que hacen algunos es cobrar por su presencia: desde los famosillos de televisión y no sé si hasta las princesas extranjeras o los concuñados. Si la cosa se queda ahí, en la mera presencia, cobrada o no, de doña Corinna o de Marichalar, el recorrido de la pregunta del diputado Sixto es escaso aunque efectivo desde el punto de vista de la propaganda. Lo malo es que hay más y no sé, claro, si con base o no.

Porque el diputado Sixto quiere que el Gobierno aclare con urgencia si Corinna Sayn-Wittgenstein es o ha sido ‘asesora estratégica del Gobierno español‘, tal como afirmó ella el pasado 29 de septiembre en ‘The New York Times’, qué funciones ha desarrollado y en qué asuntos ha asesorado. Y ahí es dónde -imagino- Rajoy o quien conteste cederá la palabra a Rubalcaba ya que, en todo caso, debió ser -yo creo que no debió ser- en tiempos de ZP. Pero la cosa continúa porque el diputado valenciano de IU también ha anunciado que preguntará al Gobierno si la empresa Apollonia Associates o la empresa de armas Boss&Co, a las cuales está vinculada la amiga del jefe del Estado, o la empresa en la que el príncipe Alwaleed bin Talal y Urdangarín son socios, han recibido adjudicaciones o han facturado a alguna administración pública, o más concretamente, al Ministerio de Defensa o a cualquiera de sus organismos, entes o empresas públicas. Y esto ya es más serio porque el negocio de la armas es casi siempre un feísimo negocio.

El único «pero» es que parece que a Sixto le mueve más un afán republicano que el deseo de saber la verdad

No sé de qué años estamos hablando, pero está muy bien que quien tenga que contestar, lo haga y con claridad. El único «pero» que yo le veo a todo esto es que parece que al diputado Sixto le mueve más un afán republicano que el deseo de saber la verdad. Esto, claro, es una presunción subjetiva, pero mosquea -porque «DiarioCrítico» no entrecomilla nada- si esa permanente referencia «a la amiga del jefe del Estado» para referirse a Corinna Sayn-Wittgenstein, es del propio diario -que no creo- o del diputado Sixto.

Lo único cierto es que el caso Urdangarín se retuerce cada día más y ya se empieza a especular sobre otras cosas: naturalmente también va a pedir explicaciones el diputado Sixto para que el Gobierno informe oficialmente si obran en su poder datos de que Iñaki Urdangarín, la Infanta Cristina o Diego Torres aparecen en la ‘lista Falciani», la famosa lista de presuntos corruptos españoles que tienen cuentas secretas en Suiza. La noria, como se ve, sigue dando vueltas y oliendo cada vez peor.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Andrés Aberasturi

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias