lunes, febrero 6, 2023

Ajuste de cuentas

No te pierdas...

La elección de François Hollande como candidato socialista a la Presidencia de Francia, tras un proceso de elecciones primarias a doble vuelta, pone en evidencia al candidato del PSOE en España. Como se recordará, Alfredo Pérez Rubalcaba accedió a su actual encomienda mediante un proceso de cooptación impulsado por varios dirigentes de la vieja guardia del partido (Felipe, Chaves, etc.) y algunos barones territoriales, caso de Patxi López o de José Antonio Griñán.

Zapatero era partidario de celebrar elecciones primarias, rememorando quizá su propia historia cuando resultó elegido secretario general derrotando a José Bono en un congreso en el que contó con el apoyo de Alfonso Guerra. Tenía en la cabeza a otro candidato. En realidad, una candidata: Carme Chacón, la ministra de Defensa. Pero a última hora cedió a la presión combinada de barones y vieja guardia y aceptó que fuera Rubalcaba el designado y Chacón la resignada. De aquél origen se derivan consecuencias que sólo saldrán a la luz tras el 20N, día en el que todas las encuestas pronostican al PSOE una sonada derrota electoral. De ser ese el resultado, no hay duda de que se abrirá un escenario político propicio para el ajuste interno de cuentas. Ajuste que será duro o muy duro; dependerá del suelo electoral, del número de escaños que retenga. Aunque derrotado, Rubalcaba pretenderá hacerse con el control real del partido y para eso necesitaría ser elegido secretario general, cargo que hasta que se celebre el próximo congreso del partido ostenta Rodríguez Zapatero. Un congreso que si la pérdida de escaños es sangrante se celebraría con carácter extraordinario -el escenario menos favorable para Rubalcaba- y sin tiempo a disposición de los perdedores para evitar o cuando menos atemperar un ajuste de cuentas que ante la opinión pública sería presentado como un cambio de liderazgos fruto del más que justificado relevo generacional. En ése hipotético escenario jugarían sus cartas la mencionada Carme Chacón y barones regionales como Patxi López o el extremeño Fernández Vara. Sin olvidar a Tomás Gómez o a un valor emergente, el madrileño Pedro Sánchez. En fin, visto que España no es Francia, las urnas dirán si Rubalcaba tiene más pasado que futuro. Lo que es seguro es que un hombre inteligente como él ya debe estar maniobrando para atemperar los efectos del ajuste de cuentas que aparejará el anunciado desastre electoral.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fermín Bocos

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -