lunes, diciembre 5, 2022

Rubalcaba la caga

Alfredo Pérez Rubalcaba siempre se ha estado entre bambalinas moviendo hilos y pergeñando mensajes y argumentarios para sus candidatos.  Ahora el candidato es él y, en su nuevo papel, le toca exponerse tanto como lo hacían sus patrocinados y más de lo que realmente le gusta. Pero es lo que hay. Que hubiera elegido muerte.

Y claro, al tener que estar todos los días en los medios y verse en la obligación de hablar y difundir ideas, propone medidas nacidas de la falta de reflexión y, al tiempo, de la demagogia. No nos engañemos, la demagogia, que para otros políticos es un recurso mal llevado, para Alfredo Pérez Rubalcaba siempre había sido una virtud. Lo sorprendente es que el candidato Rubalcaba haya caído en la tentación de hablar sin reflexionar.   

Y en esas, hace unos días se descolgó con la idea de hacer incompatible el cargo de alcalde con el de diputado nacional. Pues lo lleva claro como intente prescindir de los dos únicos alcaldes que le han salvado la cara al PSOE en las últimas municipales: el de Cuenca, Juan Ávila, y el de Toledo, Emiliano García-Page. Ambos, especialmente el segundo, tienen mucho más tirón electoral que cualquier paracaidista que se le ocurra colocar al candidato socialista en Castilla-La Mancha.Tanto Ávila como Page lograron lo que nadie. El de Cuenca arrebatar la alcaldía al PP y el de Toledo aumentar distancia con los populares. ¿Y Rubalcaba quiere prescindir de ellos? No sabe lo que dice. Ni sabe lo que quiere hacer. Si el candidato

Rubalcaba persiste en tamaña estupidez, lo va a pagar. En Castilla-La Mancha únicamente estos dos alcaldes, especialmente el de Toledo, pueden salvarle la cara. Y todavía más, el único que, si llega a Madrid y al Congreso, está capacitado para renovar al PSOE es Page. Y ante la derrota previsible socialista del próximo 20-N, más le valdría al partido tener en la Carrera de San Jerónimo al hombre adecuado para el renacimiento. 

Rubalcaba es el pasado y se ha quedado sin futuro por mucho que quiera atravesar el desierto pensando que al final tiene un oasis. Page lo tiene todo por delante y es de los pocos socialistas que han demostrado competencia y han sabido ganar una elecciones a pesar de ZP y de su gobierno, incluido Alfredo Pérez Rubalcaba. Lo mínimo que se le puede exigir al candidato Rubalcaba es que no aplique la práctica de “tierra quemada” en su partido. Eso ya lo ha hecho Zapatero y así le ha ido a él, a los socialistas y a los españoles. El candidato Rubalcaba tiene la oportunidad única de buscar el futuro, y como el futuro no es él, no debería cortarle las alas a quien lo tiene.

Quien la hace la paga.

Y si lo hace Rubalcaba, la caga.

Quebrantahuesos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias