miércoles, noviembre 30, 2022

Belén Ordóñez y Ortega Cano han vuelto a la vida

Para ellos sobrevivir a esta última tragedia ha sido un logro, durante días se han debatido entre la vida y la muerte, pero finalmente la suerte les ha acompañado en su lucha por salir del pozo de la agonía.

Esta semana y con un día de diferencia, José Ortega Cano el martes y Belén Ordóñez el miércoles, abandonaban la habitación del hospital donde han pasado su peor pesadilla, sus rostros reflejan las secuelas del calvario que han sufrido y están sufriendo, abatidos y muy desmejorados físicamente vimos salir al diestro y a la hermana de Carmina Ordóñez.

Ambos lo hicieron en sillas de ruedas y ambos dedicaron con cierto esfuerzo una sonrisa a los reporteros y curiosos que aguardaban pacientemente para verles de cerca y captar esa primera imagen de Ortega y de Belén.

También ambos han expresado públicamente sus ganas por salir adelante y su lucha por mejorar. Para los dos ha sido como si se les abriesen las puertas a la vida, fuera aguardaban quienes les admiran o les quieren. Sin embargo, circunstancias bien distintas les han llevado a la situación que están atravesando.

A Belén Ordóñez le ha pasado factura su adicción al tabaco y posiblemente otros excesos que la han impedido cuidarse lo suficiente, sobre todo, teniendo en cuenta que hace años sufrió y superó una leucemia que se trató en Houston, y que hace algún tiempo le detectaron un efisema pulmonar.

Días antes de su ingreso ya adelantamos que su delicada salud había empeorado, hacía semanas que Belén no salía de casa sin su bombona de oxígeno, casi siempre salía acompañada y no se sentía con fuerzas como para hacer una vida normal. Aún así y según cuenta ella misma seguía fumando, incluso entre calada y calada echaba mano de la máscara de oxígeno. Ese enganche le ha traído nefastas consecuencias que han desencadenado en un susto que seguro que no olvida fácilmente.

Ahora insiste en que se tomará la vida de otra manera, que intentará desengancharse del vicio del tabaco y que durante su periplo hospitalario se ha cargado de fuerza y energía, especialmente porque los suyos, tanto su hija Belencita como sus sobrinos Fran y Cayetano han estado a su lado, pendientes de su evolución y rogando por una recuperación que afortunadamente le ha llegado.

Sería de esperar que algunas personas de su entorno y amigos recién llegados no influyan negativamente en el reposo de Ordóñez. Ahora queda ver que de verdad Belén Ordóñez cumple con lo prometido, salir airosa del último revés que le ha dado la vida.

Ortega, sin embargo, tiene una doble tarea, no sólo la de recuperarse físicamente de las evidentes secuelas del accidente, sino también la de fortalecerse psicológicamente para afrontar la que se le viene encima con el juicio por la muerte de Carlos Parra.

La salida de Ortega Cano del hospital Virgen de la Macarena de Sevilla fue realmente emotiva, su rostro reflejaba una tristeza que tardará mucho tiempo en borrarla, impresionó ver tan débil al torero, aún así sacó fuerzas de flaqueza para darle el pésame a la familia del fallecido, también tuvo unas palabras de agradecimiento para quienes se han interesado por su evolución y no se olvidó de mencionar a sus hermanos y a sus hijos José Fernando y Gloria Camila que en todo momento han permanecido a su lado.

Dicen quienes están cerca de él que su estado de ánimo fluctúa, pero que predominan los bajones. Al parecer él no recuerda nada del accidente, ha estado un mes y medio postrado en una cama y pronto tendrá que someterse a nuevas intervenciones quirúrgicas.

Su familia y quienes le conocemos anhelamos que José Ortega Cano se recupere del todo. El torero asumirá su responsabilidad en el trágico accidente que el pasado 29 de mayo estuvo a punto de costarle la vida y que, desgraciadamente otro hombre la perdió.

Mabel Redondo

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias