viernes, diciembre 2, 2022

Campaña en Madrid: Sin dinero no hay subasta

Me propongo un ejercicio de abstracción posiblemente absurdo, tal vez estéril. Me propongo analizar la campaña madrileña al margen de lo vivido estos días en la Puerta del Sol. Si obviamos las protestas multitudinarias de estos días y nos acercamos a la campaña con el punto de vista sin modificar por los acontecimientos deberíamos concluir que estas dos últimas semanas han sido, al menos en Madrid, aburridas, muy aburridas. El dinero alimenta los “sueños”, el dinero da forma  a las promesas, la ausencia de dinero las transforma en ideas, la escasez diluye la habitual subasta en la que se suelen convertir estos periodos. Las administraciones están en crisis, quienes gobiernan, quienes aspiran a hacerlo, saben que no pueden ni deben intentar atraer el voto con promesas de inversión que no podrán cumplir. Así que, 15 días después, y en resumen, ésta ha sido una campaña aburrida, que ha rondado más el debate sobre las ideas, sobre los prejuicios, en torno a los eslóganes, las frases hechas, el estereotipo, la caricaturización del rival. De la condesa al mentiroso, de la presidenta de las élites al presidente de la gente común, de lo privado a lo público, de lo azul a lo rojo, de la Junta Electoral Provincial a la Central, de los carteles a los vídeos. Y con IU como observador de la tradicional rivalidad bipartidista, con IU como la más fiel a su forma de entender la política, las campañas electorales.

En todo caso, no quiero dejar pasar la ocasión de aportar alguna reflexión sobre el movimiento 15 M, sobre la acampada de Sol. Después de escuchar estos días al portavoz de ese movimiento, después de leer el manifiesto elaborado por democracia real ya, después de escuchar y leer los mensajes que estos días se lanzan en el centro de Madrid, tengo la impresión de que la relevancia de lo que estamos viviendo no reside tanto en el contenido como en el continente. No son los primeros que reclaman listas abiertas, una reforma de la ley electoral, partidos fuertes frente a los excesos del sistema capitalista, participación activa de la sociedad civil no organizada en torno a los partidos tradicionales. Bastaría con hacer un leve ejercicio de memoria para confirmar que todas esas reivindicaciones no son nuevas, forman parte del programa de algunos partidos, han sido inspiración para  pensadores, filósofos, articulistas, analistas, editoriales, reportajes… Los mensajes son los conocidos, las aspiraciones de este movimiento ya existían. Por tanto, lo verdaderamente  importante en este caso es el fenómeno, que son nuevas las voces que se escuchan, que son muchas las voces que se han unido esta vez. Sólo por eso, porque suenan de otra forma, porque suenan todas juntas tenemos, debemos prestar atención a este movimiento.

Pedro Blanco

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias