sábado, diciembre 10, 2022

El mejor socialista

Don José Blanco ha dicho de D. José Luis Rodríguez Zapatero: “No conocí un socialista mejor nunca”.

Las posibilidades son éstas.

1ª.- El Sr. Blanco ha conocido a muy pocos socialistas.

2ª.- El Sr. Blanco ha conocido a muchos socialistas, y el Sr. Zapatero es el mejor de todos ellos.

Sobre la primera hipótesis: no responde a la realidad, pues ha conocido a muchos.

Sobre la segunda: es un hecho indiscutible que Zapatero es un pésimo gobernante, que ha fracasado en todo aquello en que ha puesto mano; su gestión va de la negativa de la crisis económica al forzado y tardío reconocimiento de la misma, de las nulas soluciones a la crisis a la torpe aceptación de medidas impuestas desde el exterior, de la afirmación de que se crearían puestos de trabajo al desmedido crecimiento del paro, de las negociaciones con ETA a los atentados de Barajas y sucesivos, de la búsqueda de un huequecito en el concierto de líderes mundiales a su forzada ausencia de las cumbres internacionales…

Y siendo así,  si el Sr. Blanco conoce a muchos socialistas y Zapatero es el mejor, ¿en manos de quienes estamos?

Se me puede decir que estamos en las manos de quienes hemos elegido a tal efecto. Vale. El pasado, pasado. Ahora habrá de nuevo elecciones y, entonces, ¿quién será el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno? Si el Sr. Blanco tiene razón, y Zapatero es el mejor de los socialistas, es obvio que él debe ser el candidato. Y si no lo designan, ellos mismos estarán desautorizando a D. José Blanco. Y ¿quién puede ser el socialista, ya no el mejor, uno menos bueno, que podría sustituir a Zapatero? No soy yo quien para decirlo, pero a ellos mismos se lo pregunto, y me dan éstos tres nombres: el  Sr. Pérez Rubalcaba, la Sra. Chacón, y el propio Sr. Blanco.

Pérez Rubalcaba: no discuto su talento, pero ¿puede presidir el Gobierno un sospechoso de haber ayudado, o permitido que se ayude, o no evitado que sus inmediatos subordinados ayuden, a huir de la policía a algunos miembros de ETA? No quiero creer que sea el directo culpable, pero, la simple sospecha de lo sucedido en su entorno debiera invalidarle. El Presidente del Gobierno no debe, no puede estar bajo ninguna sospecha. Bajo ninguna.

Chacón: pero ¿no somos todos Rubianes? Ella lo afirmó así, refiriéndose a sí misma, al sumarse de modo expreso a las manifestaciones del Sr. Rubianes, cuando este caballero se ciscó en España, con palabras más crudas y peor sonantes, desde luego. La Sra. Chacón le apoyó, y asumió como propias aquellas palabras. No he mencionado entre los deméritos de Zapatero haberla hecho Ministra de Defensa del país en el que se cisca; es demasiado gordo.

El Sr. Blanco: no podría aceptar. ¿Cómo va a beneficiarse de la defenestración del mejor socialista que ha conocido nunca? No sería de recibo.

Añadamos a los tres nombres, y a varios otros, la consideración de que, en buena lid, el PSOE no debería presentar como candidato a nadie que haya sido ministro con Zapatero, ya que todos ellos han cargado con una parte de la responsabilidad de los gravísimos errores en que ha incurrido el Presidente. Sus ministros han participado en sus decisiones, las han apoyado, han sido ciegamente dóciles al jefe. En cualquier país con democracia, con dignidad y con sentido común, Zapatero y los suyos no es que tendrían que perder, es que ni siquiera podrían aparecer en público.

Claro que yo, de la actual España, tal como la están dejando, no me atrevo a responder: ya saben ellos lo que hacen, ya.

Alberto de la Hera

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias