martes, febrero 7, 2023

¿El peor amigo del hombre?

No te pierdas...

El presidente Obama se granjeó este lunes el apoyo incondicional de uno de los líderes más prominentes del mundo. Y no va a estar muy contento con ello.

El dilema se vuelve evidente al revelar el nombre de este admirador entusiasta: Su Excelencia el Hermano Líder Muammar Gaddafi, Artífice de la Gran Revolución del Primero de Septiembre de la Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista. Sus 40 años en la escena mundial incluyen hitos como el atentado del vuelo 103 de la Pan Am. Más recientemente, el caballero al que Ronald Reagan llamaba «el perro rabioso de Oriente Medio» se presentó en Nueva York, donde intentó vivir bajo una jaima durante la celebración de la reunión anual de las Naciones Unidas, en la que habló 85 minutos más de los 15 por orador que se adjudican, hizo pedazos un ejemplar de la declaración fundacional de la entidad, reflexionó acerca del asesinato de John F. Kennedy y sugirió que el Ejército estadounidense creó la gripe A.

Y ahora profesa el amor a Obama. «Yo apoyo y respaldo de verdad las políticas que ha adoptado hasta ahora», decía el Hermano Líder la tarde del lunes en el curso de una videoconferencia organizada por World Affairs Councils of America. Gaddafi se refiere cariñosamente al presidente como «nuestro hijo Barack Obama», traduciendo amablemente el nombre de Obama del árabe: «Barakah, bendición».

«Nos gustaría saludar al pueblo estadounidense que votó a su hijo, el Sr. Barack Obama», informaba a la expectante audiencia Gaddafi, con una capa naranja butano, desde el Club Nacional de Prensa. Hablando a través de un intérprete, el coronel continuó: «Él es de África, de ascendencia africana».

¿De África? ¡Que alguien llame a los que dicen que Obama no es estadounidense!

Gaddafi no había terminado de dar munición a los teóricos conspiracionistas. «El mundo musulmán celebra enormemente la llegada de Obama a la presidencia, porque el ciudadano común sabe que el presidente Obama es un joven de ascendencia africana», agregaba el Guía de la Revolución. «Él viene, originalmente, de una familia musulmana, tal vez incluso sea de origen árabe… Y, por lo menos psicológicamente, ello es muy útil».

En suma, el mismo día que el asesor de seguridad nacional de Obama se disculpa por hacer una broma con los judíos, Gaddafi afirma que Obama tiene una familia musulmana y que es «muy útil» a Libia. Gracias por su apoyo, Hermano Líder.

Aun así, con los antecedentes de Gaddafi, podría haber sido peor. Hace apenas dos meses declaraba la guerra santa a Suiza, que se dice pronto. ¿Qué hacer después de eso?, ¿una fatwa contra «South Park»? En su lugar, respondió algunas preguntas antes de terminar abruptamente.

«Creo que hemos consumido el tiempo suficiente y, además, esperé media hora antes de empezar», protestó. «Hoy estoy en ayunas, así que debo romper mi ayuno».

Sin embargo interpretó episodios puntuales del loco Gaddafi, llamando «triste de veras» al ajusticiamiento de Sadam Husein y defendiendo su opinión de que las mujeres deben ser «reproductoras» y evitar «las vocaciones profesionales que son asunto masculino».

Aquellos que llegaron al Club Nacional de Prensa el lunes recibieron ejemplares de «El Libro Verde», las reflexiones de Gaddafi acerca de la democracia y el socialismo publicadas por el «Estamento Público de Publicaciones» en Trípoli. Poco tiempo después de la hora señalada, las televisiones de la estancia mostraban una imagen en directo de Gaddafi, con perilla y bigote, entrecerrando los ojos tanto que eran rendijas.

«Las relaciones son excelentes de verdad» con Estados Unidos, informó el Hermano Líder. Esta evaluación puede ser una novedad para el Departamento de Estado, donde su portavoz P. J. Crowley caracterizaba a principios de este año el discurso de Gaddafi en las Naciones Unidas como «un montón de papeles volando por todo el lugar, sin mucho sentido necesariamente».

Gaddafi dijo que quiere un asiento permanente árabe, con poder de veto, en el Consejo de Seguridad de la ONU. Comparó la situación de los palestinos con lo que los judíos «sufrieron bajo Hitler». Ofreció un plan bajo el cual Israel, despojado de armas nucleares, se convertiría en un Estado de mayoría árabe llamado Isratina. «Creo que esto es histórico, una solución final», declaró el coronel. Algunos entre el público se echaron a reír a tenor del uso que dio Gaddafi a la fórmula nazi del Holocausto.

Sin embargo, tuvo a bien añadir: «Estoy realmente muy interesado en la seguridad de los judíos».

Fue aún más incisivo con el presidente estadounidense. «Estoy seguro de que trabajará por el bien de América como presidente estadounidense, pero al mismo tiempo se ganará la amistad de los árabes y la amistad de Libia por el interés común de esos pueblos y de Estados Unidos», juzgaba el Guía de la Gran Revolución. Además, Gaddafi llamó «populares» los comentarios de Obama acerca del mundo musulmán y elogió su política en Iraq. También se congratuló de que Obama «condenara la guerra de Vietnam», aunque ese conflicto acabó cuando Obama tenía 13 años. «Esto está siendo aplaudido en el mundo árabe y el mundo musulmán», informó Gaddafi.

Es cierto que no está contento porque Libia no fue invitada a asistir al reciente encuentro nuclear («fue un error político»). Y cree que Irán no merece sanciones por su programa nuclear («tal vez lo están usando con fines pacíficos»). Pero Gaddafi estuvo dispuesto hasta a defender la escalada de su «hijo» Obama en la guerra afgana. «Como militar, puedo entender el aspecto militar de esto», dijo llamando al incremento de efectivos «irrelevante» porque se acompañará de la retirada.

Justo lo que Obama necesitaba: el perro rabioso de Oriente Medio es su nuevo mejor amigo.

© 2010, The Washington Post Writers Group

Dana Milbank

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -