martes, febrero 7, 2023

Ni el mejor publicista

No te pierdas...

¿Cuántas personas dedican su ocio a visitar exposiciones de fotografía? No nos engañemos, más bien pocas. ¿Y una muestra sobre lo que ha sucedido en un año en una ciudad? Menos aún. Gracias al tijeretazo del PP valenciano sobre la exposición «Fragments d’un any 2009», el resto de españoles va a tener la oportunidad de contemplar las imágenes más jugosas sobre el ‘caso Gürtel’, publicadas a lo largo del 2009 por la prensa valenciana y de toda España. La portavoz del Consell, Paula Sánchez, dice que la polémica «ya está zanjada».

Se acaba de reinaugurar, sin censuras, en la galería Tomàs March de Valencia. Cuando la ciudad está más llena de gente, a una semana de las Fallas. Luego irá a Gandía y vendrá a Madrid. A estas alturas, todos los concejales de cultura del PSOE deben estar reservando una parte de los fondos para promover que la exposición llegue a su ciudad. Censurar un acto cultural es complicado. Y si los autores de las fotos son periodistas, imposible.

A la reinauguración en Valencia ha asistido el ex director del MuVIM, Romà de la Calle. El responsable del museo que Valencia ha dedicado a la ilustración y la modernidad dimitió porque le daba vergüenza que dos diputados pudieran conseguir que se retiraran diez buenas imágenes que fueron portada en muchísimos medios. No son desnudos como en el chalet de Berlusconi. Es una alcaldesa con un bolso de piel, un president con los ojos en blanco cerca de un cargo eclesiástico y varios diputados abrochándose el botón de la chaqueta para lucir mejor ante los fotógrafos.

Cuando los fotógrafos de prensa hacen su trabajo y les sacan así, como estaban, se indignan. Los políticos regionales que pusieron el grito en el cuello llamaron a sus jefes y el presidente de la diputación valenciana decidió cortar por lo sano «en nombre de la libertad de opinión». El presidente de la diputación lo es también del PP provincial y alcalde de Xàtiva. Difícil de definir y completamente imprevisible. Un ejemplo, prometió llevar la playa a una ciudad de interior. Y ganó.

Rajoy le ha llegado a decir: «Alfonso, coño; yo también te quiero» en medio de un mitin. Le puede el cariño por Valencia -hizo la mili allí- y el entusiasmo del ambiente. Pero se parecen en muy poco y alguna vez ha tenido que echarle la bronca. Rus iba antes a los mítines en Ferrari y Rajoy le riñó porque quedaba feo. Él dijo que vale, pero se subió al escenario y lo contó. Traducida al castellano, la escena quedó así:

«Valencianos, Mariano me acaba de pegar una colleja porque he venido en el Ferrari. ¡Txe, qué se le va hacer! Pero yo por Mariano hago cualquier cosa. Desde aquí te lo digo, Mariano, de ahora en adelante me traeré el Mercedes.»

Ni el mejor publicista.

Luz Sanchis

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -