martes, febrero 7, 2023

Palabra de gobernador… chungo panorama

No te pierdas...

El diccionario asigna a la voz «chungo» la acepción: de mal aspecto, en mal estado, de mala calidad. Lo cual es plenamente apropiado a la situación actual de la economía, chunga, muy chunga. Y pocos lo han definido con más precisión y economía de palabras que el gobernador del Banco de España: «Los consumidores no consumen, los empresarios no contratan, los inversores no invierten y los bancos no prestan», «la desconfianza es total».

Regenerar todos esos bloqueos es tan complejo y azaroso como producirlos. Ésa es la tarea que tienen los gobiernos y los responsables de las decisiones económicas, volver a movilizar las decisiones de todos los agentes económicos. Se puede cargar la mano y la crítica sobre los banqueros, pero la salida del bloqueo requiere más voluntades y concursos.

Los gobernadores de los bancos centrales hablan poco, o lo hacen con declaraciones calculadas y meditadas. No suelen someterse al riesgo de entrevistas o conferencias de prensa, entre otras razones porque corren el riesgo de una interpretación desmedida o impropia. A Bernanke le sorprendieron en un encuentro de urinario con un periodista audaz.

Fernández Ordóñez, que hizo pinitos en los diarios, se sometió a un cuestionario largo para El País (donde no teme sorpresas) para exponer su visión de la situación. Y no se ha cortado un pelo a la hora de asumir el papel de cenizo y aguafiestas que caracteriza a los de su oficio.

Recordando a Bertrand Russell, recordó aquello de que un pesimista es un antipático poco informado y un optimista un simpático también desinformado”, es decir, que la desinformación sobre el futuro es lo que caracteriza el panorama. Ordóñez no admite brechas de esperanza, lo contrario que el presidente Zapatero, que trata de tapar todas las hipótesis de que vienen tiempos peores.

El gobernador acierta al colocar la desconfianza como característica esencial y central del problema, así como cuando califica que esta crisis financiera (no necesariamente la económica) es la más complicada y profunda que hemos conocido en la historia. También es cierto que nunca lo financiero fue tan importante y decisivo para las economías como ahora. Las comparaciones con 1929 y con 1973 adolecen del problemas de homogeneidad: las sociedades de entonces y la de ahora se parecen muy poco. Los comentarios del gobernador merecen análisis y reflexión, el problema es de parálisis y de expectativas: nadie se mueve, nadie arriesga, se intuyen posibilidades y oportunidades, pero se impone el principio de Fígaro: «Vuelva usted mañana, déjelo para mañana… invierta mañana, consuma mañana, contrate mañana». Lo que no sabemos es cuándo es mañana.

Fernando González Urbaneja

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -