martes, febrero 7, 2023

Brenda Navarro: Hay «un discurso un poco esquizofrénico» hacia la migración

No te pierdas...

En una entrevista con EFE, con motivo de su participación en una cita literaria organizada en la Universidad de Alicante (UA) por el Centro de Estudios Literarios Iberoamericanos Mario Benedetti (CeMaB) y el Máster en Estudios Literarios (MaESL), Navarro (Ciudad de México, 1982) ha opinado que «la sensación de rechazo» hacia los migrantes «no viene precisamente» de la sociedad, «sino de las leyes».

«Hay una ley de extranjería que es muy dura y que es un pez que se muerde la cola porque para que se otorguen los papeles de regularización se solicitan cosas imposibles: por un lado, se pide que estés tres años sin papeles para que los puedas solicitar, pero, por otro, te penaliza todo el tiempo la no legalidad dentro de sus propias normas», ha afirmado.

«Lo interesante es que muchas de las personas latinoamericanas y de otros lugares diferentes de origen se están organizando y están haciendo muchas iniciativas justamente para pedir esos derechos, y la sociedad española no lo percibe como un tema urgente o importante» que se deba de «resolver inmediatamente», ha manifestado la autora de «Casas vacías» (Premio Tigre Juan en 2020) y «Ceniza en la boca».

A su juicio, «más que sentirse» los migrantes «ciudadanos de segunda, lo que hace el Estado español es tenerlos como ciudadanos de segunda al no otorgarles los derechos que los tratados internacionales hablan respecto a esto dentro de la Unión Europea».

Igualmente, Navarro ha asegurado: «La identidad existe y, además, se impone. Es como decir, ‘Tú eres latinoamericano, entonces respondes a ese tipo de prejuicios y estereotipos establecidos y, si no encajas dentro de los mismos, generas un conflicto'».

«Pero también tiene que ver mucho con cómo se estructura actualmente la sociedad española, en la que, por ejemplo, muchos padres españoles prefieren llevar a sus hijos a colegios concertados porque la educación pública está llena de personas migrantes y está siendo castigada con los presupuestos» desde el punto de vista de la inversión, dejando que los migrantes se «arreglen como puedan», ha añadido.

La también socióloga y economista mexicana ha expuesto que «todos los Estados nación, no solo España, están construidos para creer que la otredad es un enemigo. Los Estados nación siempre han tenido ese objetivo de defender lo que consideran que es suyo, sus códigos culturales, sus estructuras políticas, y cuando sienten una amenaza», se genera «todo ese discurso antiinmigratorio», ha señalado.

«Lo perverso es que actualmente, en el siglo XXI, todo lo que tiene ver con fronteras es un negocio tremendo, no para el Estado, sino para corporativos específicos que crean esos discursos de odio, que dicen que los migrantes van a quitar el trabajo, que no se adaptan o que son terroristas o qué sé yo, y finalmente terminan por decir: ‘Lo que necesitan es o dejarlos en su país o meterlos’ en una encadenada producción en la que no se puedan dar derechos laborales», ha dicho. EFE

 

A.M.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -