jueves, diciembre 8, 2022

Domingo en Grecia

Las conclusiones del escrito de la fiscalía sobre el caso Gürtel, tan desoladoras para el PP como las del juez instructor Pablo Ruz, en cualquier país democrático normal habrían provocado ya la dimisión del presidente y de su Gobierno en pleno. Pues aquí los directamente señalados lo reciben como algo que no les atañe, a juzgar por las increíbles reacciones, muy pocas, de los afectados. Lo mismo que en los casos Bárcenas y Púnica, esos otros dos rosarios de miserias delictivas (presuntas) que atañen a los mismos, a última hora también al segundo cargo de la comunidad de Madrid. El cafelito ese con que nos han obsequiado los máximos dirigentes del PP en la famosa web es lo más inconcebible que uno ha visto en su vida de observador de la cosa pública. Pues todavía parece que esperan ganar en las próximas citas electorales y además se permiten el lujazo de maldecir a sus rivales PSOE y Podemos y predecir tremebundas desgracias si los de Pablo Iglesias llegan al poder. Y en el lado de la gobernanza, reciben la convocatoria de elecciones catalanas con análisis torpes e irresponsables, dada su posición de titulares del poder y, por supuesto, sin atisbo alguno de reconocimiento de su enorme responsabilidad en el fomento de la crecida del independentismo.

Y parecidos posicionamientos ante las elecciones generales griegas del domingo, para las que todas las encuestas pronostican un triunfo claro de Syriza, el alter ego de Podemos, sin valorar el trallazo que eso supondría a efectos internos españoles. Quiero decir que tal resultado catapultaría seguramente a los de Pablo Iglesias para las generales españolas de noviembre. A la derecha siempre le quedaría el recurso al catastrofismo, a provocarlo quiero decir, aunque de suyo nunca se produjera. La pista de todo eso ya nos la han dado las amenazas y los atentados a la libertad democrática de que los pueblos voten a quienes les dé la real gana. La pista de Angela Merkel, de diversos personajes de la UE y, por supuesto, del interior de España. Pues viva la democracia, señoras y señores. Algunos olvidan que, además de Podemos, por ahí andan también los de la izquierda clásica de PSOE e IU, por mucho que se empeñen en facilitar las cosas a la derecha con sus desavenencias internas, lo de IU de Madrid, lo del enfrentamiento en Andalucía. ¿Sumarán o le harán el caldo gordo al PP? Se verá.

Pedro Calvo Hernando

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias