jueves, diciembre 1, 2022

Después del ébola, los títeres

El negativo de la auxiliar Teresa Moreno, único contagio producido en España hasta el momento, unido a la ristra de análisis que descartaban otros posibles casos y la ausencia completa de síntomas en los que permanecen en observación y aislamiento, abren la esperanza y la alegría de un final feliz a este nuestro primer caso de ébola que tanto nos conmocionó y asustó. Podemos estar, pues, cerrando este capítulo, aunque nadie puede descartar en absoluto otros episodios similares. Lo probable es lo contrario, con la eclosión masiva de la enfermedad en África y que mientras no se controle y se consiga vacuna nos amenazará a todos.

Pero aquí parecemos estar, por ahora, en un cierto «después» del ébola. Y lo que uno se teme es que iniciemos un nuevo circo y una sesión de títeres. En esta ocasión y momento más arrimado al sainete que al drama y a la farsa que a la tragedia pero con parecida tramoya. Debería ser el momento del análisis sereno, después de tanto desvarío por parte de casi todos, de señalar los errores, de asumir las consecuencias y de tomar las medidas. Empezando, por supuesto, por arriba, por la cabeza de la ministra incapaz y con especial atención al consejero insensato y cerril. Pero también una reflexión en todos, en sindicatos, voceros y medios de comunicación.

Debería, deberíamos. Pero no será así. No tengo en ello la más mínima esperanza. Lo que viene es esperpento, agitación y redes agitadas. Lo que viene puede ser más deprimente que la enfermedad en sí misma. Los síntomas ya están asomando. Y la temperatura comenzará a subir de inmediato. En unos, los gobernantes, con ocultación de la fiebre, con escamoteo, si pueden, de ceses y renuncias que habrían de ser inmediatas, y en los otros siguiendo la estela del desparrame. Quizás hasta vuelva a salir aquel medico que salió por todas las teles quejándose de no saber ponerse el traje (que bien podía haberse entrenado en vez de perder el tiempo repitiendo su monserga) y cuando en verdad le tocó el turno de atender a la enferma le dio un ataque, de ansiedad, se dice ahora, y quien tuvo que afrontarlo fue otro de los muchos que sin alharacas –esos que hacen extraordinaria nuestra sanidad pública– han cumplido con su deber y profesión venciendo al miedo y salvándole la vida a Teresa en vez de andar haciendo el maula. Por cierto, parece comprobarse que tanto el traje como las medidas de protección, salvo en el caso de Teresa, y habrá que dilucidar por qué, han funcionado.

Pero no van a ser ellos quienes protagonicen este primer «después del ébola» y ya veo venir el circo, que ha comenzado a encabezar el marido, que tiene unas ganas de cámara y protagonismo compulsivas e irrefrenables y que junto con la portavoz familiar andan ya ajustando exclusivas y por las cadenas hay más que rumores de pactos y pagos. Algunos hasta ya consumados. La teleagitación va a tener con él mañanas, tardes y noches de gloria. Para culminar, así será, con la aparición estelar que todos se disputan de la protagonista, por la que no puede sentirse ahora más que alegría y una enorme simpatía, pues no se olvide que ha sido, por voluntaria, víctima, y cuya vida es la que ha estado en juego y en el más crítico de los peligros.

Antonio Pérez Henares

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias