martes, diciembre 6, 2022

Los inmigrantes de Ana Pastor

Mientras en Melilla continuan las patrullas, las persecuciones y, es de suponer, que la utilización de todo tipo de armamento por parte de la Guardia Civil para amedrentar a los inmigrantes que intentan asaltar su valla, en la península existe un reducto de estos sujetos que nadie controla, en el que a nadie se le pide papeles ni incordia.

Bueno, a lo mejor ahora sí, después de que Ana Pastor, la importante, no la ministra, anunciara en televisión su paradero. Además es accesible e incluso las fuerzas del orden tendrían fácil llegar a ellos, salvo que la presentadora de La Sexta viva en un zulo o tenga siete doberman en la puerta.

Sí, es que resulta que es ella quien acoge en su propio domicilio a inmigrantes, como le confesó a Marie Le Pen en la entrevista que emitirá el próximo domingo 'El Objetivo'. Esa fue la única salida que se le ocurrió cuando la líder del Frente Nacional francés, y a diferencia de lo que solía ser habitual en sus anteriores entrevistas, le puso por unos segundos contra la espada y la pared.

Y es que andaba la gala haciendo una demostración de sus tesis, afirmando cosas tan democráticas como que «ya no hay sitio para los inmigrantes en Europa, no os podemos acoger», cuando la presentadora le indicó que «hay quien lo llama solidaridad» y puso irascible a su entrevistada.

Como la entrevistadora no era negra, ni mora, por mucha tez morena que luzca, en vez de darle un guantazo o prenderla directamente fuego, Marine le inquirió «¿usted da dinero, acoge inmigrantes en su casa?», recibiendo, tras unos segundos de duda, una respuesta afirmativa.

¿Se referiría al servicio doméstico? ¿Tendrá familiares de fuera de nuestras fronteras de visita en España? ¿Se habrá hecho de una ONG y se habrá traído a sus «ahijados» a conocer la madre patria? ¿Será directamente por joder a la Guardia Civil?

Cabe otra posibilidad, que se haya tirado un farol, que el «sí» haya sido lo primero que se le vino a la boca, con la de arcadas que le debía estar dando el tener a ese personaje enfrente suyo. Pero entonces tendría que dedicarse uno de sus programas a constatar, como suele hacer con tanta naturalidad, si lo que ella ha dicho en los últimos años han sido verdades o mentiras.

De momento ya se ha garantizado que las audiencias del domingo de su programa suban como la espuma. Tanto para verla por una vez dudar, por ser ella la acorralada, como por ver si se nos desvela más sobre los supuestos inmigrantes que acoge en su vivienda particular. Éxito seguro.

 

La mosca

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias