viernes, diciembre 9, 2022

Emma García sobrevive gracias a Asunta

Por muy mona que salga ella siempre o incluso por muy buena periodista que sea, lo cierto es que Emma García parece que no tiene «feeling» con la audiencia nocturna. A la chica, muy hogareña ella, no le va la noche. Lo suyo son las mañanitas que cantaba el rey David. Ahí, con esos jóvenes a los que les pagan por liarse unos con otros, en todos los sentidos de la palabra, es donde mejor se mueve, donde la audiencia la «soporta».

En el «prime time» de los sábados sobrevive todavía no tanto por la amistad que tiene con Paolo Vasile, que siempre la ha tenido entre sus preferidas de la plantilla (le ha dado más oportunidades que al «Platanito»), sino por el «caso Asunta», el de la niña gallega presuntamente asesinada por sus progenitores.

Gracias a este suceso logró su mejor registro hasta la fecha (13,8%), el primer día que lo trató en profundidad, y gracias a ella ha vuelto a resurgir de sus cenizas este pasado fin de semana. La lectura de esa carta que mandó la madre al programa (al parecer éstos habían tenido la gentileza de interesarse por ella con la esperanza de ser correspondidos) le ha dado un 12,7% de «share», 3,6 puntos más que hace siete días, y, sobre todo, un cheque en blanco para poder respirar con tranquilidad al menos dos semanas más.

Los sucesos siguen vendiendo en nuestra televisión actual (que se lo pregunten a Piqueras, que se ha aupado gracias a ellos al liderato de los informativos). El morbo «pone» a la audiencia. Lo mismo da que se trate de un acto brutal y deleznable que tendría que ser silenciado para que no cundiera el ejemplo (de hecho seguro que más de uno de estos psicópatas cometen sus fechorías precisamente por estar convencidos de que con ello van a salir del anonimato en el que viven).

Esta vez, a diferencia de intervenciones de delincuentes que han sido remuneradas en televisión, al menos no se ha pagado ni un euro por la carta (tenemos que creer que ha sido así, aunque nadie pondría la mano en el fuego por ello). Eso sí, a la audiencia tampoco le hubiera importado que sí se hubiera hecho mientras a ellos no les hubiera faltado su ración de morbo.

El equipo de La Fábrica de la Tele tiene otras dos semanas al menos de margen para ponerse en contacto con el padre de Asunta, si no lo ha hecho ya, para que éste también les mande otra carta «salvadora». Así podrían seguir manteniendo ‘Abre los ojos… y mira’ más tiempo. Así Emma García podrá intentar demostrar que ella sí vale para el horario de máxima audiencia. Así el personal podrá estar entretenido. Así todos en general serán felices y comerán… filetes de pollo. Los tiempos no dan para tantas perdices.

La mosca de ajuste

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias