domingo, diciembre 4, 2022

Mi problema con Urdangarin

Me he resistido durante varias semanas a escribir sobre este desgraciado asunto. Pero ya no puedo más. No soporto ver todos los días en los telediarios la imagen del Duque de Palma correteando en chándal y gorro por las calles de Washington. Me recuerda al conocido espontáneo de la barretina llamado Jimmy Jump.

Ante estas repetidísimas imágenes, servidor tiene la sensación de que el Duque se dispone a interrumpir cualquier evento que se produzca en la Capital Federal. Allí hay donde elegir. A cualquier hora. Él, que se dedicaba a la organización de estos acontecimientos, disfrazado ahora como uno de los mayores boicoteadores de los mismos. Es lógico mi sobresalto cotidiano.

Mi problema así pues deriva del aburrimiento que me produce este vídeo y que además me provoca una íntima y patética sensación de que a este chico, cuyo ego supongo que hubiera podido cotizar en bolsa, entre la familia, los amigos y la empresa donde ahora trabaja, le han organizado un presente que parece brillante, pero con aspectos que lo convierten en lo que se denomina técnicamente como “un marrón”. Ahora se incorporan los jueces para planificar su inmediato futuro. Mientras tanto el corre que te corre por Washington. Debería parar, realizar unos estiramientos, tal vez unas flexiones y de paso reflexionar.

El señor Urdangarin ha conseguido una abrumadora expectación sobre su persona casi proporcional al tiempo que nos costó aprender su apellido. Está claro que necesitábamos amortizar tanto esfuerzo. Es noticia diaria y por ello sus videos quedan anticuados enseguida. Se hace urgente la reposición de material gráfico y audiovisual. Por ejemplo: en ambientes tan socorridos como son los aeropuertos se cuenta con solo una foto de él; borrosa y manoseada.

Sin embargo él no colabora. Es más: le ha dado un ataque de privacidad por lo que se dedica a entrar y salir de España en el más absoluto incógnito que me trae recuerdos de otras épocas. No es la mejor táctica. Un descenso del avión vestido correctamente y una paciente espera en el control de pasaportes le haría mucho bien. De hecho Casillas y Messi pasan por trances similares cada semana y la gente les adora.

De lo demás prefiero por ahora no opinar, aunque tengo mis teorías. Pero para eso están los jueces. Para juzgar los hechos y también para indicarnos con detalle donde está Belice. Mi Atlas es algo esquemático, aunque muy colorido. Lo de Luxemburgo sí lo tengo localizado.

Ya puestos, si encuentran alguna cuenta corriente creada sin ánimo de lucro, creo que es el momento oportuno para dedicar los recursos a su destino real y demostrar así la ausencia de este pérfido ánimo.

Como pueden comprobar, con buena voluntad se puede resolver todo. Incluso lo de Jimmy Jump.

Hasta la próxima semana.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Paco Fochs

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias