jueves, diciembre 1, 2022

El improbable avance de Romney

Se afirma comúnmente que Mitt Romney se ha beneficiado de un elenco débil de candidatos Republicanos, cosa que es cierta. Y que los ataques de sus rivales han llegado tarde y han sido difusos. Verdad verdadera.

Pero el logro político de Willard Mitt Romney no debe subestimarse. El antiguo gobernador tecnócrata y moderado de un estado de izquierdas tiene muchas papeletas para hacerse con la candidatura del Partido Republicano más monolíticamente conservador de la historia reciente.

Parte de este improbable avance puede atribuirse a las habilidades de Romney como candidato. En 14 estados, cometió un patinazo (la apuesta de los 10.000 dólares) y en una ocasión perdió sus formas (con Rick Perry) , lapsos ninguno de los dos particularmente nocivos. Bajo una andanada de formatos inadecuados y preguntas tontas, Romney se ha mostrado tranquilo, perceptivo y alentador. El presentador más consumado no podría haberlo hecho mejor.

Romney es el universitario , un candidato mucho mejor que, pongamos, Bob Dole o John McCain. Un mecanismo de selección Republicano que una y otra vez se ha desviado hacia la estupidez , elevando alternativamente a Donald Trump, Michele Bachmann y Herman Cain , parece dispuesto a conformarse con un candidato serio, creíble y competente. Los Republicanos, al parecer, son coléricos y rebeldes , pero no son suicidas.

El proceso de selección también ha sacado a la luz las limitaciones de Romney. Sería penoso que alguien tan estirado se hiciera pasar por estirado de clase obrera, y Romney no debería intentarlo. Pero si se hace con la candidatura, el rival de Romney a la hora de conectar con el votante medio no será Bill Clinton. Será el catedrático Barack Obama. De nuevo, Romney se beneficia de la suerte.

Romney ha acompañado sus habilidades de una sofisticada estrategia política. Su equipo de campaña ha aprendido de los fracasos de hace cuatro años. La última vez, Romney inundó de dinero y atención personal los primeros estados en celebrar comicios. En Iowa, su escasa rentabilidad en la inversión le convirtió en un chiste político. Esta vez, Romney raciona tanto su dinero como su presencia , rebajando expectativas y generando genuino entusiasmo cuando llega por fin a hacer campaña. Cuando una oportunidad política hizo acto de presencia , en forma de reparto Republicano de candidatos porfiadamente dividido , la campaña Romney se abalanzó con destreza sobre la victoria ajustada. Añadir una victoria en New Hampshire es un logro que Ronald Reagan nunca logró como candidato.

La ideología ha sido siempre la principal vulnerabilidad de Romney. Postularse y ganar en Massachusetts antes de hacerse en dos ocasiones con la candidatura presidencial Republicana es un proceso que describen mejor los biólogos , una crónica de adaptación y evolución.

Otros candidatos han trasladado naturalmente mensajes más claros ideológicamente. A la hora de hacer cuentas, el debate intra-Republicano se ha reducido a Ron Paul contra Rick Santorum , eficaces portavoces de sus opiniones ambos. Paul, según su propia descripción, predica «el evangelio puro de la libertad». Ostenta las esperanzas de los libertarios y los que aspiran al retorno al gobierno federal de la república agraria del siglo XVIII. Santorum se sitúa más en la tradición de protagonismo del individuo de Jack Kemp o George W. Bush. En conjunto, se ha reconciliado con los objetivos del gobierno moderno , alentar la igualdad de oportunidades y la atención a los ancianos, los enfermos y los vulnerables , pero no con los métodos burocráticos del gobierno moderno. La claque de Santorum alienta la prestación de servicios mediante deducciones, cartillas y aportaciones privadas a cuentas.

Yo me sitúo en el bando del individuo de este cisma. Pero a lo mejor, en este momento, al Partido Republicano no le hace falta una decisión clara en torno a su identidad (cosa que de todas formas podría no ser posible). Romney tiene esta ventaja: al apoyarle, ningún Republicano es animado a rendir sus convicciones ideológicas más profundas. Romney es temperamentalmente conservador pero no particularmente ideológico. Reserva su entusiasmo para el análisis cuantitativo y la disciplina estructural. Parece considerar los debates culturales y filosóficos que mueven a los demás distracciones de la verdadera labor de la administración pública , hacer que funcione el sistema.

Su competencia ha intentado retratar la inconsistencia ideológica de Romney a lo largo del tiempo como defecto de carácter. No ha funcionado, sobre todo porque Romney es un caballero de carácter ejemplar , profundamente leal a su confesión, su familia y su país. Pero sitúa claramente la ideología política en una categoría distinta de fidelidad. Como Dwight Eisenhower, Romney es un caballero de ideología vaga y profundos valores. En cuestiones políticas, es empírico y pragmático. Estudia los problemas, evalúa los riesgos, calcula los probables resultados. Los que esperen que Romney sea un líder filosófico quedarán decepcionados. Es un gestor, y un buen gestor.

¿Ha llegado el momento del consultor a la política estadounidense? En mitad de nuestra desesperada sequía de competencia en el sector público, Romney tiene un firme argumento a favor que exponer.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Michael Gerson

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias