miércoles, noviembre 30, 2022

Golpe de autoridad del Real Madrid

Partidazo lleno de intensidad el que jugaron en Mestalla Valencia y Real Madrid. Ganó el que más mérito hizo, el Madrid que acaba de dar un puñetazo en la mesa para demostrar aquellos que tenían dudas que esta temporada huele a campeón. Tiene todos los indicios de equipo dispuesto a conseguir grandes logros. Ante el mejor Valencia en mucho tiempo, dominaron con autoridad en la primera parte y en el segundo periodo cuando el Valencia se puso mandón, los de Mourinho supieron sufrir y sacaron a relucir el carácter cuando les tocó hacerlo.

El Real Madrid además de jugar bien, se mostró como un equipo muy serio en un Mestalla hostil hasta no poder más. Supo mandar, estar, sufrir y aguantar todas las embestidas; demostrando que hoy por hoy es el mejor conjunto de la liga.

Los blancos vestidos de rojo pálido (no me gusta ese rojo), sacaron tres puntos de oro, de esos que valen un título. Muchos ponían en cuarentena la fortaleza de este Madrid, mejor equipo que la temporada pasada, más maduro, con juego brillante en lo que va de ejercicio y un contra-ataque devastador que práctica como nadie, porque todavía, decían, no se había enfrentado a un rival de fuste. Hoy ante un gran Valencia, que se entregó en cuerpo y alma, no solo ganó sino que convenció y da un paso al frente para despejar cualquier duda de que este año es el más firme candidato al título de liga, con o sin permiso del Barcelona, del que sigue estando un peldaño por encima. Estos triunfos son los que después te dan las ligas.

Tenía el Real Madrid un gran desafío ante el Valencia, que en esta temporada no había conocido la derrota en su estadio, y ha salido fortalecido. Jugó bien cuando pudo y cuando no le alcanzó al menos opuso orgullo y casta, salvo en la dejadez de Marcelo en el segundo gol de Soldado que se dejó ir y de paso contagio a sus compañeros. Su gobierno del primer tiempo fue tan autoritario como insufrible la agonía del descuento, cabezazo al larguero y protestas por presunta mano de Higuaín(le da en el pecho como  se ve en la repetición) en el minuto 94.

Al margen de la dureza y discusiones de los primeros minutos del segundo periodo, el partido fue de los que hacen afición por la intensidad con la que jugaron ambos equipos.

Conviene que el madridismo recuerde esta victoria lograda en Mestalla, porque puede ser clave en el devenir del campeonato. La fortaleza del Valencia, sostenido por el doblete de Soldado, realza aún más el logro del Madrid, que previsiblemente llegará por delante al primer ‘clásico’ del año. Con ventaja en la tabla y con ventaja moral. Algo así como hace un año, pero corregido y aumentado. Nada tiene que ver este Madrid en todos sus aspectos, con el del año pasado.

Ha mejorado tanto este Madrid, que ya es capaz de jugar bien hasta cuando sale con eso tan antinatural como el trivote. Khedira, Alonso y Lass, los tres juntitos en la media, para hacer frente a Tino Costa, Albelda y Parejo, al trío que asimismo dispuso Emery. Una muestra de respeto hacia el Valencia, un cambio táctico -todos esperábamos que Mourinho jugase con Cristiano, Benzema e Higuaín juntos- de última hora porque el escenario exigía máxima exigencia. Lass además salió para taponar las subidas de Mathieu un puñal por la banda izquierda.

Con Lass que fue de los destacados, resolvió Mou la ausencia de Di María. Y con ese trivote bordó el fútbol en el primer tiempo, para que luego hablemos de que no se puede jugar bien con tres jugadores de carácter defensivo en el centro del campo. Todo depende del lugar, del momento y de las circunstancias.

En el último tramo del encuentro el Madrid lo pasó mal por el empuje y porque no decirlo por las malas artes de algunos jugadores del valencia, que deben haber ido a la misma escuela de arte drámatico que algunos jugadores del Barcelona, que son consumados actores en simular caídas cuando apenas le rozan.

El triunfo del Madrid fue tan justo como épico. Firmó una primera parte impecable, y supo sufrir cuando faltaron las fuerzas y el equipo local apretó los dientes en la presión para evitar el ridículo al que había sido sometido anteriormente, no en el marcador, pero sí en el juego. El sufrimiento final no empaña una importante victoria para el Real Madrid que le refuerza en su idea de conseguir el título de liga, su gran objetivo esta temporada. Ganó bien, donde otros como el Barcelona pasaron apuros para lograr un empate. Por Mestalla pasó el líder. De momento, el mejor.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

 

Alfonso Celemín

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias