martes, febrero 7, 2023

Esclarecer la paliza en Murcia se complica

No te pierdas...

La agresión brutal contra el consejero de cultura murciano no tiene discusión, la reacción política, sí. Porque en la violencia, en su ambigua y sombría gama de grises, se escoran algunos desde la noche del ataque al consejero Pedro Alberto Cruz. En lugar de mantener la unidad, el PP murciano va y viene con argumentos que caen en la crispación inmediatamente después de la condena. Porque violencia, en política, también es que el presidente autonómico, Ramón Luis Valcárcel, insista -alejado del fragor del shock del primer día– en que la candidata socialista Begoña Ruiz y otros miembros del PSOE fueran a las manifestaciones contra la gestión de su Gobierno, sumando a la “paliza” un “componente político”. Los socialistas dicen no haber acudido. Ferraz los defiende “tajantemente”. Y ¿qué defensa –del PSOE- o qué ataque –del PP- es aquel que vincula el derecho a manifestarse con los golpes y el puño americano?

El único detenido ha sido José David Baño Lorente, murciano, 25 años, su familia vive en la pedanía de Baños y Mendigo, regentan una gasolinera. ‘Joseda’ es miembro de la peña de fútbol City Boys. Pasó las pruebas de acceso a la universidad para mayores y se matriculó en Antropología. Lo sabemos casi todo de él. Su rostro está en la prensa. Y las imágenes. Incluida en la que esposado, tumbado y encogido sobre el asiento del furgón policial, espera su traslado a los juzgados. Ha circulado un perfil completo como culpable sin serlo. Por eso la violencia también mira a los medios, que han aniquilado públicamente a ‘Joseda’ en portadas nacionales antes de imputarle cargos por lesiones. Su abogado se plantea denunciar los excesos. Razones no le faltan, los abusos son irreparables.

En la bronca permanente de los grandes partidos, violencia es reconocer que un chivo expiatorio reduce la tensión. Como dice Esteban Ibarra, “criminalizar a la izquierda no es un buen camino para calmar las aguas”. Aguas o “ríos revueltos donde pesca el PP”, según Rubalcaba, que se cuidó de salvar la ropa; el vicepresidente recordó que el presunto agresor estaba detenido por el reconocimiento fotográfico de su agresor. No había más. Y a las pocas horas de las 72 que pasó retenido, había muchos indicios de su escasa relación con los hechos, de que el joven, tras las diligencias judiciales, no volvería a prisión.

Para esclarecer la verdad son necesarias preguntas incómodas. Sin embargo, con el clímax actual y las amenazadas previas a cargos del PP, es difícil hacerlas sin recibir acusaciones de apoyo a los agresores. Por ejemplo, ¿Cómo llegó Cruz a señalar al joven? Según fuentes de la investigación, el consejero dio su nombre en el hospital. Dijo haber reconocido su voz durante los golpes. La policía le mostró las fotos y creyó identificarle. ¿Por qué sabía su nombre? ¿Le conocía de algo? ¿De quién más puede sospechar?

En cualquier caso, el consejero, con una entereza poco habitual después de haber sufrido tal barbarie, ha rectificado y no reconoce al detenido. La policía empieza de cero y mantiene la segunda línea de trabajo en busca de una posible paliza por encargo o desde otros entornos. Las últimas pesquisas no arrojan ninguna pista, ningún sospechoso.

Mientras, Valcárcel mantiene el nexo entre los recortes, movilizaciones y la agresión a Cruz; o que el discurso de grupos de extrema izquierda “desemboca en este hecho despreciable”. Como no es posible que sepa más que la policía judicial, sus declaraciones, a día de hoy, suponen una injerencia además de mala praxis. La semana ha dejado otro ataque en una sede socialista de Galicia igual a los cinco anteriores; de noche, rompen las cristaleras a pedradas e introducen un cóctel molotov. El goteo de fanatismos no es ninguna broma. Populares y socialistas no deberían empeñarse en buscar violentos en sus filas, no los hay. Se juegan, sin embargo, entrar en una dialéctica difícil de controlar en qué deriva. 

Pilar Velasco

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -