martes, febrero 7, 2023

¿Estatut? ¿Qué Estatut?

No te pierdas...

Mariano Rajoy ordenó ayer a la plana mayor del PP que no entre al trapo en el debate sobre el fallo del Estatut de Cataluña. Que borrón y cuenta nueva. Ante la Junta Directiva Nacional, el líder de los conservadores recomendó a los suyos que no hablaran de la sentencia más que lo imprescindible y que se dedicaran a “mirar al futuro”, que pinta bien para el PP. Con todas las encuestas de cara, la estrategia pasa por no molestar para no exacerbar al contrario. Todos saben en el partido cómo se multiplican los votos anti-PP y nadie quiere que el votante socialista desencantado y harto de la crisis vuelva a votar a Zapatero sólo para castigarles a ellos.

La recomendación de ser “responsables” y tener “sentido de Estado” iba dirigida a todos pero a tres en particular. La secretaria general, Mª Dolores de Cospedal, estaba sentada a su lado y tomó nota de que volver a llamar “fascista” a José Montilla puede salir caro. Con los otros dos destinatarios, Manuel Fraga y José María Aznar, hará falta algo más que consejos porque hace ya mucho tiempo que van por libre. El presidente fundador sigue tomando la palabra en las reuniones del PP y dice lo que piensa porque, a sus años, está de vuelta de todo. Aznar es más joven pero si el cuerpo le pide hablar otra vez de “chapucerías políticas”, lo hará. Al fin y al cabo, y por una vez, muchos pueden suscribir la afirmación, sean o no del PP.

Como siempre, los populares en Cataluña son quienes lo tienen más difícil. Su misión es conseguir que se olvide de quién partió la idea del recurso ante el Tribunal Constitucional y aprovechar el cabreo generalizado contra el presidente del Gobierno y la clase política catalana. El problema es que ponerse de perfil en esta cuestión es mucho más fácil para Rajoy en Madrid que para Alicia Sánchez Camacho en Barcelona.  

La manifestación de protesta del próximo día 10 será muy útil para ver por dónde van los tiros de los ciudadanos. Todo hace pensar que sólo beneficiará a CiU y a ERC. Duran i Lleida ya ha avisado de que esta sentencia será el mejor abono para los independentistas y para aumentar la desafección hacia España. Ellos también saldrán ganando. Cómo quedará Montilla después de intentar liderar una protesta junto a la asociación catalanista Òmnium Cultural es una incógnita. Lo más probable es que vaya a por lana y salga trasquilado. De momento, ya ha pedido que el lema se limite a una gran senyera en la cabecera en vez de la pancarta con el “Nosaltres decidim. Som una nació”. Él dice que es lo mejor para “unir a todos”. Nadie parece haberle hecho caso.

 

Luz Sanchis

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -