jueves, abril 18, 2024
- Publicidad -

La tasa de vacantes sin cubrir no para de crecer en España

No te pierdas...

Las empresas españolas tienen dificultades para cubrir los puestos ofertados. A pesar de que los últimos datos oficiales arrojan una cifra de 2,8 millones de parados, el número de vacantes de empleo sin cubrir ha estado en aumento en los últimos años. Alcanzando niveles que no se registraban desde el boom inmobiliario. Un momento en el que el sector de la construcción demandaba tal volumen de empleados que no era posible cubrir todos los puestos ofertados.

Ahora la situación es similar, aunque entre esa época y la actual el número de personas en paro ha aumentado en casi un millón. Para los expertos, esto puede suponer un problema, porque España tiene una de las tasas de desempleo más elevadas de la Unión Europea, y su tasa de puestos vacantes también es elevada. Esto implica que, aunque las empresas demandan trabajadores, no encuentran personal cualificado en el mercado.

Las empresas no cubren sus vacantes

En 2017, las empresas tardaban de media 28 días hábiles en cubrir sus vacantes, lo que era un 18% más de tiempo que cinco años antes. En 2019, las empresas tardaban entre uno y tres meses en encontrar al candidato idóneo para ocupar un puesto, y ese lapso de tiempo ha continuado aumentando.

Un 71% de las empresas manifiestan tener problemas a la hora de cubrir las vacantes ofertadas, pero solo un 44% busca empleados de forma activa. Esto se debe a que una buena parte de las compañías cesan en la búsqueda ante su incapacidad para poder encontrar a los candidatos adecuados.

El aumento de la tasa de vacantes

La tasa de vacantes mide la relación que existe entre el número de empleos sin cubrir y la cifra total de población activa, utilizando para ello los datos que se desprenden de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral y de la Encuesta de Población Activa (EPA). 

Desde 2020, la tasa ha crecido de forma más rápida que en los años anteriores. Esto se debió, en un primer momento, al tensionamiento producido en el mercado por la crisis de la Covid-19.

A finales de 2023 había cerca de 156.000 puestos de trabajo sin cubrir, la cifra más alta registrada desde el año 2013, que es cuando se comenzó a hacer este registro. De ellos, la  mayoría son trabajos para los que se refiere una cierta capacitación técnica. 

De cara al futuro, la situación podría empeorar, porque las empresas tienen que enfrentar las jubilaciones masivas de los empleados que pertenecen a la generación del baby boom, y necesitan reemplazos para ellos.

Otra de las razones que explican este fenómeno es que se aprecia un desajuste entre las habilidades que necesitan las empresas en sus empleados y las que tienen las personas desempleadas. 

En este sentido, los especialistas denuncian que existe una falta de eficiencia por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que apenas consigue colocar a un 5% de las personas inscritas en él.

Frente a este problema, lo que demandan los expertos es que se mejoren las políticas activas de empleo y el sistema educativo. De forma que los más jóvenes tengan un perfil que se adapte bien a lo que necesitan las empresas, especialmente en un momento en el que la irrupción de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial va a traer consigo cambios drásticos en la forma de trabajar, la desaparición de algunos puestos, y la creación de puestos de trabajo que no existían cinco años atrás.

A pesar de que la situación en España es complicada, no es ni mucho menos la peor de Europa. La tasa de vacantes española está en un 0,9%, mientras que la de Bélgica, uno de los países más afectados por este problema, llega al 4,7%.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -