viernes, febrero 23, 2024
- Publicidad -

CoCos: los bonos que la crisis del Credit Suisse ha hecho populares

No te pierdas...

La caída del Credit Suisse como efecto colateral de la bancarrota del Silicon Valley Bank (SVB) en Estados Unidos puso en jaque la semana pasada la estabilidad del sistema bancario a nivel internacional. Los expertos se apresuraron a calmar los ánimos para que no cundiera el pánico, anunciando que esta vez los bancos estaban mucho más preparados que en 2008 para afrontar una situación de este tipo, y que lo estaban en gran medida gracias a los CoCos.

Los bonos contingentemente convertibles o CoCos aparecieron tras la crisis financiera de 2008. Son un instrumento de financiación destinado a reforzar el capital del banco, especialmente cuando se producen momentos difíciles.

El objetivo es que las entidades bancarias puedan superar por sí solas las crisis a través de las aportaciones que han hecho sus inversores, sin tener que acudir a rescates por parte de los Gobiernos.

Así funcionan los CoCos

Los bonos contingentemente convertibles son instrumentos de deuda híbridos. Su particularidad es que, cuando el banco que los emite pasa por dificultades financieras, se convierten automáticamente en acciones del banco o, directamente, se cancelan. La idea es que, al producirse el evento de activación, el banco tenga suficiente capital como para poder cubrir las pérdidas que se producen de manera inesperada.

Es una opción de capitalización más flexible, porque el banco no tiene que esperar a emitir más aciones o deuda para aumentar su capitalización, sino que cuenta automáticamente con más acciones en el mercado por la conversión que experimentan los CoCos.

Un producto atractivo, pero con riesgo

Las entidades bancarias suelen ser solventes, pero invertir en ellas siempre supone un riesgo. En el caso de los CoCos, su rendimiento es mucho más atractivo que el de los bonos tradicionales, porque el riesgo de pérdida es mayor.

Quien adquiere bonos contingentemente convertibles debe tener claro que puede perder todo lo invertido en caso de que la entidad bancaria llegue a colapsar. De ahí que sea un producto enfocado a inversores muy especializados, generalmente fondos de inversión.

Los CoCos en el caso Credit Suisse

Tras el hundimiento la pasada semana del Credit Suisse, los CoCos se han hecho especialmente populares porque quienes habían invertido en los mismos han sido los principales damnificados de la caída del banco.

Los accionistas van a perder la mayor parte de lo que habían invertido, pero los CoCos de Credit Suisse estaban en manos de grandes fondos de inversión como Pimco o Invesco, entre otros. Aunque la pérdida sea millonaria, las cantidades que manejan estas entidades son tan altas que esta pérdida no supone un grave problema ni va a afectar a su estabilidad. A pesar de ello, lo ocurrido con Credit Suisse ha demostrado que los inversores en CoCos asumen un riesgo que es todavía más alto que el de los accionistas.

Esto podría acabar pasando factura a todas las entidades que emiten este tipo de bonos. Según el Financial Times, existe un mercado de CoCos que ronda los 260.000 millones de dólares y, si ahora los inversores perciben que el riesgo es mayor de lo que realmente pensaban, es posible que los bancos tengan que pagar un interés todavía más alto para poder colocar estos bonos en el mercado. 

La existencia de los CoCos en el caso de Credit Suisse, y el mensaje tranquilizador de los supervisores, han conseguido que los mercados se tranquilicen y que los bancos empiecen a anotar subidas en torno al 5% en su cotización. Por su parte, la entidad suiza va a ser adquirida por UBS.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -