martes 22.10.2019
EL EQUIPO RUSO, CON UN PIE FUERA DE RíO 2016

Rusia, la carrera bajo sospecha

El atletismo ruso se ve manchado por el dopaje tras conocerse el posible pago de sus atletas de élite para ocultar los positivos por sustancias prohibidas. Los nombres más sonados son Maryia Savinova, Ekaterina Poistogova, Anastasiya Bazdyreva, Tatiana Myazina y Kristina Ugarova.

Vladímir Putin, presidente de la Federación Rusa | REUTERS / EP
Vladímir Putin, presidente de la Federación Rusa | REUTERS / EP

El dopaje vuelve a ensuciar la imagen del deporte. El atletismo y el ciclismo son las disciplinas más afectadas por estas acusaciones debido al gran trabajo que hacen sus deportistas. Esfuerzo, constancia y superación son los ingredientes que llevan a los atletas a mejorar sus marcas y poder acudir a las grandes citas como los Juegos Olímpicos, Mundiales o Europeos. ¿Pero qué precio hay que pagar para convertirse en medallista olímpico?

En el caso de los atletas rusos, ese precio ha sido muy alto, literalmente, pues gran parte de sus deportistas han pagado grandes sumas de dinero por ocultar las pruebas médicas que demostraban el uso de sustancias prohibidas. Un gran escándalo que ha estallado al conocerse que las propias entidades responsables del atletismo ruso y de la federación internacional de atletismo (IAAF) lo ha permitido y ha beneficiado a los atletas dopados.

Las reacciones no han tardado en llegar tras conocerse la trama rusa. El ex presidente de IAAF, Lamine Diack de origen senegalés, está bajo investigación por sospechas de corrupción y lavado de dinero. Acusado de haber recibido más de un millón de euros en sobornos en 2011 por encubrir los dopajes de los atletas rusos, Diack ha renunciado a su cargo como miembro honorario tras el inicio de este proceso.

"El organismo deportivo que debe proteger a los atletas limpios estaba cuidando a los tramposos"

Algunos atletas como el marchador australiano Jared Tallent, medallista de plata en los Juegos de Londres, han mostrado su enfado ante esta situación: “Te enfada saber que su federación internacional, el organismo deportivo que debe de proteger a los atletas limpios, estaba cuidando a los tramposos". Además, exige su oro tras conocerse el positivo en dopaje del actual campeón olímpico de marcha, el ruso Sergi Kirdyapkin.

Los cinco nombres que retumban con más fuerza son los de las atletas: Maryia Savinova y Ekaterina Poistogova (oro y bronce en Londres en la prueba de 800m) Anastasiya Bazdyreva, Tatiana Myazina y Kristina Ugarova.

El atletismo no consigue limpiar su imagen. Tras las grandes competiciones se ve manchado por el uso de sustancias prohibidas que permiten a los atletas mejorar sus marcas por encima de su rendimiento, por lo que tiene como nuevo objetivo lograr la confianza que ha perdido tras conocerse los distintos casos de 'doping'. Pero sin duda el escándalo ruso va a suponer un duro golpe para un deporte que se rige bajo los valores del esfuerzo y sacrificio diario.

El primer paso para sanear este deporte ha sido poner al frente de la presidencia de la IAAF a Sebastián Coe, que junto con la colaboración de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el Comité Olímpico Internacional y las organizaciones nacionales antidopaje, debe de adoptar "las medidas oportunas que permitan recuperar la confianza en el atletismo internacional, la credibilidad en su deporte y protegiendo los derechos de los deportistas limpios".

Un pie fuera de Río 2016

El equipo ruso, que siempre ha destacado en las grandes reuniones, ahora se encuentra con un pie fuera de Río 2016. Esto ya pasó con la selección de baloncesto, sancionada por la FIBA en julio pasado, aunque finalmente pudo participar en el último Campeonato de Europa.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, aboga por esperar a que se abran los procedimientos disciplinaros pertinentes. Si se demostrara que los atletas, entrenadores o directivos mencionados en el informe de la Comisión independiente de la AMA tienen relación con el dopaje, subraya que "serían sancionados y se les retirarían las medallas”.

De lo que no hay duda es de que Sebastián Coe va a tomar medidas y exigir a Rusia que cumpla con las sanciones. Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, prefiere que sean las autoridades deportivas de su país las que realicen su propia investigación sobre estas acusaciones. Habrá que esperar para saber si los atletas rusos estarán presentes en las pistas de Río en 2016.

Comentarios