lunes 30.03.2020
Difícil disyuntiva

El último gran quebradero de cabeza de doña Letizia

Su hija pequeña, a la que la Casa Real no ha felicitado por su cumpleaños, puede desvincularse de la Familia Real

La Familia Real, en estos momentos, al completo.
La Familia Real, en estos momentos, al completo.

La vida de doña Letizia se ha convertido en los últimos tiempos en un auténtico sinvivir. La Reina no ha terminado de resolver un problema, o cuando menos intentado, como el sufrido con su suegra, cuando ya tiene ante sí otro nuevo. Como si la hubiera mirado un tuerto o echado alguien una maldición, la mujer de Felipe VI no da a basto para tratar de solucionarlos todos.

Por mucho que hayan tratado de no dar nada de publicidad a las mini-vacaciones que se han tomado los reyes este pasado puente del 1 de mayo (a saber cuántos comentarios habrían aparecido en los medios de saber el verdadero paradero de su destino desconocido), lo que no han querido es dejar de celebrar a lo grande el undécimo aniversario de su hija pequeña, la infanta Sofía, por mucho que la Casa Real haya intentado obviarlo, al no hacer ningún comunicado oficial de la onomástica en las redes sociales, como por el contrario sí hizo con la princesa Leonor.

Esa diferenciación cada vez más patente entre una y otra hija de los monarcas, quizás avalada desde dentro por el hecho de que Leonor cada vez tiene más peso en la representación de la Corona que acabará llevando dentro de unos años, va dejando a la pequeña en un segundo plano que podría incluso ser todavía más secundario si cabe en función de la decisión que en breve ella tendrá que tomar y que trae en jaque a su madre.

Y es que por mucho que sea sabido que el futuro de la infanta Sofía no tendrá absolutamente nada que ver con el de Leonor, lo que muchas personas desconocían es que aquella tendrá que escoger en breve su verdadero destino, sobre todo porque dejará de formar parte de la Familia Real para ser simplemente familia de la Reina. Su padre tiene buena culpa de ello ya que, tal como ordenó cuando subió al trono: "Los miembros de la Familia Real solamente podrán desarrollar, con carácter de exclusividad, actividades de naturaleza institucional".

Dentro o fuera de la Familia Real

Aquella declaración que hizo don Felipe hacía referencia expresa a que la infanta Leonor no podrá compatibilizar su labor de Infanta de España con otros empleos, puesto que no tiene derecho a optar a empleos como los de las infantas Elena y Cristina. Precisamente toda la polémica suscitada con esta última ha hecho que la Familia Real se haya planteado el papel de los hermanos del monarca. Hay que recordar que la mayor de ellas, además de haber sido maestra, es directora de Proyectos Sociales y Culturales de la Fundación Mapfre, mientras que la infanta Cristina es directora del Área Internacional de la Fundación ‘laCaixa’, además de ser coordinadora Interagencias de la Aga Khan Trust and Culture.

En esa tesitura, la infanta Sofía tendrá que decidir llegado el momento a qué se quiere dedicar finalmente, si a representar a la Corona o a desarrollar una carrera profesional. En el caso de decantarse por esta segunda opción tendría que renunciar a ejercer como infanta de España, aunque probablemente no a sus derechos de sucesión. De darse esa situación, la de no querer representar a la Corona, nada pasaría mientras que el Rey siguiera siendo Felipe VI. Cuando su hermana Leonor se convirtiera en Reina de España, la infanta dejaría de formar parte de la Familia Real de forma automática, puesto que la ley establece que son miembros el Rey o Reina y su consorte, ascendientes y descendientes directos, lo que excluye a los hermanos.

En cambio, si la infanta sacrifica una carrera profesional para servir a la Corona, a diferencia, por ejemplo, de sus tías, habría que garantizar que aunque oficialmente no formara parte de la Familia Real, sí pudiera seguir con sus tareas de representación y cobrara por ellas.

loading...
Comentarios