jueves, diciembre 8, 2022

La sucia salida del rescate a la banca

Por si hiciera falta alguna otra prueba del cinismo, si es que no de la aviesa intención, del ministro de Economía, Luis de Guindos, ahí queda su última perla, la de que el rescate a la banca ha culminado en «una salida limpia».

De Guindos, el que negoció y rubricó el Memorándum de Entendimiento (MOU) con los prestamistas internacionales que ha arruinado a España y a tantas familias, habla desde su cabeza y desde las de sus amigos los banqueros: para ellos, en efecto, eso de pagar sus deudas con el dinero de la gente, de los ahorradores, de los clientes, de los estudiantes, de los trabajadores, de los parados, de los pensionistas, de los dependientes, de los enfermos, de los funcionarios, ha constituido una salida, si se me permite la expresión, cojonuda. Como a él y a su superior, Rajoy, les gusta decir, han hecho los deberes. Poco les importa el suspenso abrumador y general que según el CIS reciben de la ciudadanía por esos deberes, pues no los han hecho para su satisfacción, sino para la de los dichos prestamistas y la de la banca, particularmente para aquella a la que sus correligionarios de las Cajas hundieron en la miseria, arrastrando a ella a la nación entera.

Los autores del desvalijamiento de las Cajas de Ahorros han encontrado una salida limpia, impoluta

La primera partida de los 41.000 millones de euros del llamado rescate bancario se sacó, como se sabe, de los patrimonios del millón largo de españoles que tenían depositados los ahorros en sus Cajas de toda la vida, y de los que previa y subrepticiamente se habían apoderado las mismas mediante la estafa de las Preferentes y Subordinadas. De Guindos, Rajoy, tiraron de ahí, sabedores de que el pacto de sangre, de pasta, con los partidos y sindicatos que habían chupado de sus consejos de administración les dejaba las manos libres y les concedía un vasto territorio de impunidad. Mucha más y más mefítica suciedad que la que alfombra las calles de Madrid por la nefasta gestión de su alcaldesa no electa llevan denunciando desde hace un año y medio los grupos de ancianos, de invidentes, de pensionistas, que se manifiestan a la intemperie con sus carteles acusadores. Nadie, salvo Andreu, Elpidio y los jueces que fallan mayoritariamente a favor de las víctimas primigenias del rescate, pareció sentirse concernido por la fetidez de ese vertedero de las Cajas, pues el edificio gubernamental de ese rescate se ha edificado sobre él. ¿Salida limpia? ¿Limpia de qué? Limpia y exenta de honestidad, de decencia política, de legalidad.

Los autores del desvalijamiento de las Cajas de Ahorros, que está en el origen de la ruina actual de España, han encontrado, en efecto, una salida limpia, impoluta. Disfrutan de lo robado en sus paraísos, mientras que a los condenados al infierno de su rescate se les obliga, incluso, a pagar el combustible de las calderas.

Rafael Torres

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias