martes, abril 23, 2024
- Publicidad -

Pagar por rechazar las cookies: ¿por qué surge ahora esta posibilidad?

No te pierdas...

Desde hace ya algunas semanas, lo primero que ve cualquier usuario que accede a una página web es el típico aviso sobre las cookies. La diferencia es que ahora se le ofrece la posibilidad de pagar para no aceptarlas y seguir navegando igualmente.

Esto es posible tras la puesta en marcha el pasado 11 de enero de la nueva actualización sobre el uso de las cookies dictada por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que busca adaptarse a las nuevas directrices europeas sobre protección de datos. 

Hasta que se ha implantado este sistema, quien accedía a una web tenía dos alternativas: aceptar las cookies o rechazarlas. Pero ambas alternativas eran gratuitas. Ahora, la AEPD permite que la opción de seguir navegando sin cookies “no sea necesariamente gratuita”.

Lo que no ha hecho la AEPD es establecer un límite con respecto a la cuantía que se puede cobrar. Pero los expertos destacan que la entidad recomendará un importe moderado y no gravoso, para que no colarte la libertad de elección de los usuarios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son unos pequeños archivos de texto que guardan los sitios web y que contienen información sobre cada una de las visitas que han recibido. Estos archivos aportan datos como el lugar de origen del visitante, los productos que ha comprado o visto, su idioma, etc.

Son necesarias para mejorar la experiencia de navegación por internet, ya que permiten ajustar el contenido a los intereses de cada persona. Pero también suponen un reto en materia de protección de la intimidad y de la protección de datos en línea. 

Precisamente porque se encargan de recopilar información sobre la actividad en línea de las personas, e incluso pueden llegar a recopilar datos personales como el correo electrónico o el nombre, en los últimos años se han hecho ajustes en su regulación.

Hay varios tipos de cookies. Las técnicas o necesarias son las que facilitan hacer ciertas operaciones dentro de una web, como una compra online. Mientras que las de preferencias o personalización son las que recuerdan la información y permiten que el usuario pueda acceder a un servicio con determinadas características. Por ejemplo, que la moneda por defecto sea el euro si el usuario se conecta desde Europa. Para este tipo de cookies no es necesario solicitar el consentimiento expreso del usuario.

Sí lo es para las cookies de análisis, de publicidad y de terceros. Que se encargan de recoger datos de comportamiento en la navegación y se emplean para mostrar publicidad segmentada, o comunican la información recopilada a terceros anunciantes. Este tipo de cookies solo pueden ser recopiladas si hay un previo consentimiento expreso por parte del usuario.

Cuando en una web aparece la consulta sobre si el usuario desea aceptar o rechazar las cookies, sobre las que le está consultando son estas tres últimas.

Aceptar o no aceptar las cookies

Desde hace algún tiempo, al acceder una página web aparece un mensaje que informa al usuario sobre la existencia de cookies, y le pide que las acepte o las rechace.

La aceptación implica acceder a todo el contenido y que la web recopile datos sobre la actividad realizada por el usuario en la misma. No aceptarlas supone denegar el permiso a la web para recopilar esa información, pero también puede dificultar la navegación e incluso que no se pueda acceder a cierto contenido. Por ello, la mayoría de los usuarios acaban aceptando las cookies.

Si desean proteger su intimidad, lo que pueden hacer es determinar qué cookies concretas son las que puede almacenar el sistema. 

Otra de las novedades que ha llegado con la nueva actualización de la guía de uso de las cookies aprobada por la AEPD es que no se exige un consentimiento explícito para recordar las preferencias del usuario. Si el usuario ha dado su aprobación a determinadas cookies, ya no se le volverá a solicitar el consentimiento en el futuro para utilizar esos datos.

En caso de que esos datos recopilados quieran utilizarse para fines como personalizar contenido publicitario, entonces sí habrá que solicitar de nuevo el consentimiento.

¿Hay que pagar para rechazar las cookies?

El aviso que aparece ya en algunas páginas está causando confusión, porque parece indicar que no es posible rechazar las cookies si no se paga por ello, pero esto no es así.

La normativa aplicable determina que no se le puede denegar el acceso a un usuario a una página web por rechazar las cookies. Además, aunque las webs pueden cobrar por el rechazo, existe una forma de hacerlo de forma gratuita.

El usuario debe localizar el apartado de “Configurar”, que puede estar en la misma ventana emergente en la que aparece el mensaje de las cookies, o dentro de la política de cookies. Una vez allí, hay que elegir la opción de “Rechazar todas”. No obstante, esto no funciona en todas las webs. En algunas, incluso después de haber seguido estos pasos, aparece un aviso que indica que solo es posible inhabilitar las cookies si se paga por ello.

Una medida que ha sido criticada

Tener que pagar por rechazar las cookies es una práctica que no ha sido bien recibida por la mayor parte de los usuarios. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) destacan que este cambio implica para los internautas una pérdida de libertad.

El hecho de que haya que pagar para rechazar las cookies, opera como medida disuasoria, ya que la mayor parte de los internautas no van a estar dispuestos a hacerlo y no les van a quedar más remedio que aceptar las cookies.

Por otro lado, los expertos recuerdan que aceptar las cookies también tiene un coste para los usuarios. Solo que en este caso se paga con datos personales y con información que tiene un alto valor para las empresas. Precisamente por ello, los especialistas aconsejan revisar bien las políticas de cookies y, en caso de aceptarlas, hacerlo solo con respecto a aquellas que se considere adecuado que se recopile información. Desde el apartado de “Configuración” es posible acceder a más información sobre las cookies y tomar decisiones sobre qué datos puede recopilar la web.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -