viernes 13.12.2019
NEREA BARROS

"Entiendo que a mi pareja le gusten otras, porque están todas buenísimas"

Después de ganar un Goya por 'La isla mínima' y de comprobar el éxito de 'El Príncipe' ahora vuelve a repetir en TV con 'Apaches', una de las grandes apuestas de Antena 3 para la inminente temporada

Nerea Barros.
Nerea Barros.

-¿Cómo es esa Silvia de 'Apaches' que le ha impedido disfrutar más de este verano?

-Silvia es una mujer enganchada a la heroína, su vida está delimitada por esa droga, no está tirada en la calle, tiene su casa pero ha echado a todo el mundo de su lado, no tiene ya familia y su único vínculo es con uno de los miembros de la pandilla, Agus, al que pondrá en problemas.

-¿Qué es lo que más le atrajo del proyecto?

-La verdad es que es un personaje secundario, y he rechazado trabajos por este, pero me encantó la serie. Los guiones son espectaculares, son la verdad del barrio madrileño de Tetuán en los 90, es la verdad de los españoles. Tenemos historias maravillosas y se está demostrando que contando historias nuestras lo petamos en audiencia, porque los españoles empatizan mucho con sus personajes y si se hace bien, como en ésta serie, pueden salir fuera de España. Me atrajo la verdad que tienen los personajes y lo maravilloso de esta historia. 

-¿Es bueno entonces llevar literatura española a la pequeña pantalla?

-Estas novelas que están saliendo a televisión no dejan de ser historias de España y de los españoles, y las están realizando muy bien, con mucho criterio y dejándose la piel, y eso hace que salgan productos de calidad. 'El Príncipe' no es una novela pero es una historia de España también. Es una buena opción y tenemos que dejar de imitar o copiar a los norteamericanos. Puedes copiarles porque son unos cracks pero hay que seguir con nuestras historias. 

-¿A una gallega como usted le ha costado coger el acento madrileño requerido para esta serie?

-Trabajar el acento me cuesta, porque es un acento del Madrid de los 90, pero me encanta, porque esta serie tiene verdad y autenticidad.

-Por los personajes tan distintos que le dan parece que usted sirve para cualquier papel...

-Estoy supercontenta del cambio. En 'El Príncipe' era una espía del CNI y aquí una yonqui. Me encanta que apuesten por mí, que vean que soy una actriz y que puedo hacer muchas cosas diferentes. Me gusta mucho estar al límite, que los personajes me pongan retos, que no tengan nada que ver conmigo y tenga que transitar espacios complicados. 

-En el último capítulo emitido de 'El Príncipe' estaba usted apuntando a Morey. ¿La podremos ver en la próxima y última temporada?

-Un espía, como es Morey, en este caso, no duda, mata y Morey e Hidalgo tienen una buena relación más allá de su trabajo. Es la primera relación verdadera que tiene al margen de Fátima. La pregunta es fácil, ¿muere Morey o muere una secundaria?

-No me diga más. Entonces, una vez concluida su labor en la misma, ¿qué ha significado para usted 'El Príncipe'?

-Me ha encantado, me ha parecido la leche. Si tuviera que definir mi carrera lo haría con una palabra: "Gracias". He tenido muchísima suerte, 'El tiempo entre costuras', 'El Príncipe', las dos con grandes audiencias y que me han dado el privilegio de poner mi granito de arena. Ahora 'Apaches', que estoy segura de que lo va a petar.

-Lo malo es que siempre le dan personajes muy serios, que no pegan mucho con su persona ni con la de su pareja, Juan Ibánez ("Trancas", en 'El Hormiguero')...

-En casa estamos todo el día riéndonos y haciendo el subnormal. Yo soy muy tonta, muy mongue en mi vida diaria. Pablo Motos o mis padres, gente que me quiere, me definen como un animal salvaje y Juan siempre dice que él ve en mi una niña pequeña, esmirriada, dando vueltas a una hoguera, en bragas y llena de mierda.

-¿Y qué le dice su pareja de las escenas subiditas de tono que tiene que interpretar?

-Juanito esas escenas se las ve 50 veces y les da al retuit, no tiene ningún tipo de celos, algo que mola mucho porque en esta profesión no me quiero imaginar a alguien que sí los tuviera. Entiendo perfectamente que a Juan le pueda gustar otra mujer en su trabajo porque están todas buenísimas. Si yo digo "ese tío está muy bueno" no tendría que haber ningún problema, y cuando él me ve en alguna escena así me dice cosas como "se te ha visto una tetilla" o "mira ese tío cómo te magrea". 

-Después de haber triunfado también en el cine como con 'La isla mínima', ¿cree que existe todavía una gran diferencia entre el cine y la televisión?

-En cuanto a la calidad con que se ruedan estas series se podría decir que se está muy cercano al cine. Mi engranaje, porque soy muy friki, hace que en televisión tenga que espabilar aún más y eso me pone mucho porque van super rápidos. 

-¿Está en su mejor momento profesional?

-Este año no me lo creo, ha sido brutal para mí y he sentido mucha generosidad hacia una tía que no conocía nadie. Que me hayan dicho que voy por el buen camino para mí es un subidón y unas ganas enorme de currar más duro. 

Comentarios