viernes, febrero 3, 2023

Advertencia de la OCU sobre el turrón más consumido

Aunque existen muchas variedades de turrón de chocolate ganador sigue siendo el turrón de chocolate crujiente

No te pierdas...

Se acerca la Navidad y con ella unos días en que nos juntamos con amigos y familia e inevitablemente terminamos comiendo diferentes dulces tradicionales que sólo acostumbramos a tomar en esta época del año, como el turrón, mazapanes, polvorones, etc.

En una buena celebración navideña no puede faltar el turrón, uno de los productos más consumidos en Navidad. Por ello la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado una comparativa entre 17 tabletas de turrón de chocolate.

Las cifras muestran que el turrón de chocolate crujiente es el más consumido en Navidad, se venden el doble que los tradicionales turrones duro (de Alicante) y blando (de Jijona).

Aunque existen muchas variedades de turrones de chocolate (con frutos secos, pralinés, con dulce de leche, con café,) el ganador sigue siendo el turrón de chocolate crujiente.

La OCU ha revisado la información presente en las etiquetas, sus ingredientes, los precios, la información nutricional, los aditivos y los han llevado a un grupo de expertos pasteleros, que han hecho la cata y han dado su opinión sobreestos dulces.

Resultado decepcionante

Aunque el turrón presente similitudes con una tableta de chocolate, y tengan en común la presencia de cacao, entre una tableta de chocolate y una de turrón de chocolate hay muchas diferencias.

En primer lugar difieren en el formato, pues los turrones suelen ser mucho más gruesos.

Después, el crujiente, que da nombre al producto, y del que es responsable el llamado “arroz inflado”, que no es más que un extrusionado elaborado con harinas de arroz, maíz y sal.

La composición tampoco guarda semejanzas. Mientras que un buen chocolate solo tiene como grasa manteca de cacao, en el caso de los turrones está mezclada con otro tipo de grasas vegetales de inferior calidad organoléptica, como aceite de girasol, grasa de palma, o manteca de karité. La falta de “chocolate”  les obliga a añadir aromas, asegura la OCU.

El resultado es, en general, decepcionante, y en 8 de los 17 turrones, directamente malo.

Turrón
Imagen web OCU

Solo aprueban 9… y ninguno es bueno

Tan solo dos de los turrones de chocolate analizados se limitan a usar manteca de cacao, que es lo que debería ser, evitando esas otras grasas extrañas y son fieles a lo que debe ser un chocolate tradicional.

Aseguran que todas las marcas llevan aromas añadidos, desvirtuando el propio sabor natural del cacao y de la manteca.

Un aditivo no recomendable

La falta de ingredientes de calidad se suple con el recurso a aditivos en la composición: de los aromas añadidos, que desvirtúan en sabor natural del cacao y su manteca, a los emulsionantes… pero entre ellos hay diferencias: mientras que el uso de algunos, como las lectitinas, es aceptable, en otros casos se recurre a productos cuyo consumo es desaconseajable, como pasa con el E476, polirricinoleato de poliglicerol.

La organización de consumidores detalla que este aditivo se usa como texturizante en productos con cacao y confitería de chocolate, pero que puede alterar la mucosa y la flora intestinal, lo que puede a la larga provocar problemas.

Baratos, pero malos

Ninguna muestra de las analizadas alcanza la zona de buena calidad y solo 9 productos aprueban el examen de la OCU.

Según indican, dos de los puntos críticos que lastran a este tipo de productos son, en primer lugar, la sustitución de la manteca de cacao por grasas de inferior calidad. Seguido de los problemas encontrados en su degustación.

A su favor hay que decir que son una de las opciones más asequibles de los dulces navideños.

Las marcas blancas son las que tienen los precios más bajos con una media que ronda los 7 euros por kilo, mientras que las primeras marcas se acercan al doble.

Son una alternativa económica, pero quizá sea más recomendable optar por otros productos más ricos, como una buena tableta de chocolate.

Turrón
Imagen web OCU

8 de los turrones no son «aceptables»

Los expertos pasteleros indicaron en la degustación que, en general, los turrones de chocolate son considerados excesivamente dulces, ese exceso acaba tapando otras características de los turrones.

Los fallos que destacaron son: falta de brillo en el chocolate, las mezclas no son homogéneas, el chocolate no se funde en la boca (lógico, si falta manteca de cacao), falta olor, el arroz inflado está mal repartido, o bien son masas de arroz que se pegan en las muelas, excesivamente duras, etc.

Por todo ello, 8 de los turrones de chocolate crujiente del estudio no han superado la nota mínima para ser considerados «aceptables».

El turrón mejor valorado

El único turrón de chocolate crujiente que sobresale en la degustación por encima del resto es el turrón de chocolate crujiente de El Corte Inglés, del que los expertos destacan su color brillante, un grosor adecuado, un olor que recuerda al chocolate, un crujiente homogéneo y buen fundido en boca, aunque tiene poco sabor.

Este producto, junto al turrón de chocolate Picó, que presenta la mejor composición ya que usa solo manteca de cacao en vez de sustituirla por grasas de inferior calidad, es el mejor valorado.

[Más noticias de consumo]

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -