lunes, noviembre 28, 2022

Nilofar Bayat reclama al mundo que no se olvide de Afganistán y sus mujeres

Ha pedido a la UE que no reconozca a los talibanes como un «gobierno legal» y ha asegurado que son los mismos de hace 20 años: «Un grupo que no ha estudiado, ni trabajado, que ni siquiera es capaz de entender las leyes que quieren que cumplamos las mujeres; ellos son los mismos, pero nosotras no somos las mismas», ha dicho durante su intervención en la jornada «Afganistán: crisis política y derechos de la mujer», organizada este miércoles por la Diputación Foral de Bizkaia.

«Nosotras hemos estudiado, hemos trabajado y participado en la vida y, gracias a nosotras, Afganistán ha cambiado; es imposible para nosotras vivir como ellos quieren, como un cuerpo sin espíritu, recluidas en casa sin poder hacer nada, y además sumidas en la pobreza», ha dicho y ha remarcado que muchas familias dependían de los ingresos económicos de las mujeres y ahora se han quedado sin medios para subsistir.

Bayat ha recordado que hace veinte años un cohete de los talibanes entró en su casa y la convirtió en inválidos a ella y a su padre, y que también perdió a su hermano, pero, cuando echaron a los talibanes del poder, intentó «olvidar todo eso», estudió Derecho, trabajó y «venció todos los problemas» para crear un equipo de baloncesto en silla de ruedas.

El pasado mes de agosto, cuando los talibanes tomaron de nuevo las riendas del país, «lo perdimos todo de un día para otro».

«Soy un ejemplo de los salvajes que son: la primera vez me quitaron la salud, y la segunda la esperanza, destruyeron todo lo que había construido. Por eso pedí ayuda para salir del país, porque no quiero que me quiten la esperanza, ni que decidan por mí. Ahora es mi obligación hablar de Afganistán, para que el mundo no nos olvide».

En la actualidad reside en Bilbao junto a su marido y juega en el equipo de baloncesto adaptado Bidaialdeak BSR. Sus compañeras del equipo afgano también han pedido ayuda al Gobierno español para abandonar su país, porque ya no pueden practicar deporte «ni hacer nada. Todas buscan la posibilidad de salir de Afganistán y espero que lo consigan porque se lo merecen; han perdido todo, hasta la esperanza, y no hay diferencia entre alguien que está sin esperanza y alguien que está muerto», ha concluido.

En el mismo acto también ha intervenido Kathera Dafner, miembro del Parlamento de la juventud afgana, psicóloga, defensora de los derechos humanos de las mujeres afganas y militante del partido Ola de Transformación para Afganistán, cuyas integrantes se manifiestan en la calles de Kabul para reivindicar su derechos.

Dafner ha relatado que cuando los talibanes volvieron al poder, fueron a buscarla a su casa, y su padre les aseguró que había muerto. Consiguió huir con su hija, llegar al aeropuerto de Kabul y ponerse a salvo.

Ha afirmado que las mujeres en Afganistán no tienen derecho a nada: «Estamos vivas, pero no podemos pensar, estudiar ni trabajar; eso es matarnos». Y ha destacado que los talibanes justifican esa situación con el argumento de que «la palabra de Dios no cambia. Entonces me pregunto, ¿cómo podemos esperar que cambien ellos? La política y la religión no se llevan bien», ha dicho. EFE

 

A.M.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias