jueves, diciembre 1, 2022

Maneras de vivir

El Duque de Palma olvida pasados pánicos y se viene arriba. El resultado es que emite un soberbio comunicado en el que sacude broncas a cualquiera que se meta con su familia política (nunca mejor dicho), así como que no admite comparaciones entre su esposa y la “santa” de su antiguo socio e incluso, en alarde cultural, reivindica palabras en desuso como “espurio”. Estos son hechos, no opiniones. Pero no me escondo: pensaba que últimamente estaba mejor asesorado; me equivoqué.

El señor Camps se ha recuperado de sus inquietudes y reivindica lo fantástica que ha sido su pasada gestión a través de una entrevista en la revista Telva, con fotos que para sí las quisiera la mismísima Isabel Pantoja cuando haya finalizado su próximo calvario personal. Otro hecho y por supuesto otra personal opinión: me parece que las declaraciones le han salido precipitadas y “pelín cursis”. Otra vez será.

La pareja del Empleo y los ERES de Andalucía (Director General y Conductor), van y aprovechan que están delante de la jueza para confesar algún delito más e inmolarse en público. Otra historia. Estos han roto el molde.

Estas tres reacciones después de pasar por un Juzgado indican una variedad de caracteres y maneras de vivir: unos por lucro, otros por ego y los últimos por ese concepto amplio que se llama “pasarlo bien”.

De todos ellos, los últimos son los más literarios: “Sexo, Drogas y Rumbitas”. Estos personajes sin la ética pero si con algo de la estética del Quijote y Sancho, no buscaron paraísos fiscales para esconder sus dineros. Ya lo conocían: su propio cuerpo. No tenían que viajar. Como mucho por sus bares preferidos. Su imagen en Suiza o Belice resultaría tan chocante como un Lazarillo lejos del Tormes.

Estoy convencido que al igual que se intuye cuando una juerga se acaba y luego llega inevitablemente la resaca o como algunos llaman a eso: “Los Dolores Del-pedal” (el chiste no es mío), estos personajes han recorrido su terrible peripecia con la esperanza de que alguien lo pusiera fin. Ellos ya no podían: solo pensarlo seguro que les daba la risa floja. El cuerpo ya no daba para más.

Supongo que en estos momentos están en rehabilitación o al borde de la sobredosis. Dicen que las cárceles pueden ser buenas para ambas cosas.

La verdad es que estos últimos deben ser los que más se han reído: lo han hecho de todos nosotros y además en interminables noches de juerga.

Hasta la próxima semana.

Paco Fochs – Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Paco Fochs

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias