domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

Redondeo solidario: la ayuda céntimo a céntimo que ha calado hondo

No te pierdas...

La solidaridad de los españoles está fuera de toda duda. Cada vez que se produce un acontecimiento trágico dentro o fuera del país, hay millones de ciudadanos que están dispuestos a colaborar de todas las formas posibles. A nivel económico, son muchos los que colaboran de manera más o menos asidua con alguna entidad sin ánimo de lucro.

A pesar de ello, cuando llegan circunstancias económicas complicadas como la actual, y el poder adquisitivo de las familias se ve reducido, el nivel de aportación a causas solidarias baja, como es lógico y normal. Es complicado ser solidario cuando uno mismo puede estar cerca de caer en una situación de necesidad.

Pero en los últimos años ha tomado fuerza la alternativa del redondeo solidario, y los españoles la han acogido muy positivamente, porque les permite continuar ejerciendo su solidaridad incluso en momentos difíciles.

¿Qué es el redondeo solidario?

La figura del redondeo solidario empezó a aplicarse en Estados Unidos, Canadá y Australia a principios del siglo XX. Aunque es todavía algo relativamente reciente en el caso de España, este sistema se ha consolidado ya como uno de los más efectivos a la hora de recaudar fondos para causas sociales y medioambientales.

La idea es sencilla. Cada vez que un consumidor hace una compra en un supermercado y paga con su tarjeta de crédito, el establecimiento le ofrece la posibilidad de redondear el coste y destinar los céntimos que sobran a una causa solidaria

La alternativa más habitual es proponer el redondeo hasta la siguiente fracción de 0,50 céntimos o de un euro. Aunque también hay establecimientos que lo que proponen es una donación fija de 10 o 20 céntimos.

Por ejemplo, si un consumidor acude al supermercado y hace una compra por valor de 4,85 céntimos, lo que le proponen es redondear la compra hasta los 5 euros. Esos 15 céntimos restantes que no están pagando la compra se van a destinar a una acción solidaria.

El gran éxito del redondeo solidario

Tras unos años de puesta en práctica, se ha comprobado que, al menos en España, el redondeo solidario es mucho más efectivo que otras solicitudes de donación.

Las acciones de recaudación “a puerta fría”, esas en las que un conjunto de voluntarios abordan a los transeúntes para solicitarles una contribución, tienen una tasa de conversión mucho más baja. Porque muchas personas ven la acción de los voluntarios como una intromisión en lo que ellos están haciendo en ese momento.

En cambio, cuando una persona está en un supermercado, está más relajada y es consciente de que va a gastar dinero, lo que hace que esté más receptiva cuando se le pide una donación. Y más todavía si es una donación que apenas le supone un pequeño esfuerzo. De esta forma, incluso aquellos que están en una situación más complicada a nivel económico pueden colaborar para ayudar a otros cuya situación es peor.

El redondeo solidario tiene una tasa de conversión del 35%, y se estima que un 20% de los españoles acepta de buen grado el redondeo solidario en sus compras. En cuanto a la cuantía media donada, esta se fija en torno a los 30 céntimos.

La iniciativa de Correos

En España, Correos es y ha sido una de las empresas pioneras en el campo del redondeo solidario. En 2020, en plena pandemia, la entidad decidió poner en marcha un sistema de recaudación de fondos a través de lo que los anglosajones llaman redondeo caritativo. El objetivo en aquel momento era obtener fondos para contribuir con la emergencia sanitaria.

En 2021 Correos hizo público que su iniciativa le había permitido recibir más de 800.000 donaciones. Después, la rebautizó como Redondeo con impacto y, hasta el momento, ha recibido más de dos millones de donaciones, lo que ha permitido a la entidad colaborar en más de 10 proyectos que han generado un impacto positivo para más de 71.000 beneficiarios.

Los bancos se han sumado a la iniciativa

Las entidades bancarias también han mostrado su interés en esta forma de recaudar fondos para buenas causas. Uno de los casos destacados es el de Banco Santander, que ofrece a sus clientes la posibilidad de convertir su tarjeta de crédito en una tarjeta solidaria.

El cliente decide cuánto quiere donar cada mes (1, 2 o 3 euros) y, a partir de ahí, cuando realiza una compra y la paga con su tarjeta el importe se redondea al entero superior. Una vez que se ha cubierto la aportación mensual máxima escogida por el usuario, el redondeo cesa hasta que comienza un nuevo mes. 

En este caso, los clientes del Banco Santander pueden elegir a qué proyecto solidario irá destinado su dinero, de entre aquellos con los que colabora la entidad.

Programas financiados a través del redondeo solidario

Muchas aportaciones de poco dinero acaban dando lugar a contribuciones totales que superan los miles de euros, y esto ha permitido financiar campañas muy diversas en los últimos años.

Compra de ropa de abrigo y de alimentos para enviarlos a Ucrania, ayudas directas para familias en situación de pobreza energética, reforestación de zonas afectadas por incendios, asistencia a las víctimas de violencia de género, programas de prevención de la fibrosis quística. Todos ellos se han convertido en una realidad gracias a la solidaridad de miles de españoles que han decidido ceder una pequeña parte de sus recursos para ayudar a otros.

¿Por qué tiene tanto éxito el redondeo solidario?

No es casualidad que todos estemos más dispuestos a colaborar en buenas causas a través del redondeo solidario que cuando nos abordan por la calle para pedirnos una donación, esto tiene una explicación psicológica.

En 2018, tres profesores de Marketing y Negocios de la Universidad de Saint Louis (Misuri, Estados Unidos) publicaron un estudio al respecto. Este demostraba que el número de personas dispuestas a donar una fracción de dólar a través del redondeo era mucho mayor que el de los que estarían dispuestos a aportar un dólar completo.

Según los especialistas, esto se produce porque el impacto psicológico negativo de la donación (dar dinero a un desconocido que no sabemos si realmente lo va a utilizar para lo que nos dice) queda muy atenuado si la cantidad no es redonda. La persona que recibe la petición de donación de unos céntimos (unos centavos en el caso de este estudio), percibe que lo que le están pidiendo es una cantidad insignificante a la que no le da importancia, así que existen muchas posibilidades de que decida donarla.

El redondeo solidario consigue derribar las barreras psicológicas de aquellos que son más reticentes a donar su dinero, y esa es la verdadera clave de su éxito. 

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -