lunes 14.10.2019

Psicología 'online'

Cambiar la terapia presencial por la videoconferencia, el chat o el correo electrónico es cada vez más frecuente en nuestro país. Los expertos avalan su eficacia, pero también advierten del intrusismo, la falta de garantías éticas y confidencialidad

Vicente Prieto, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
Vicente Prieto, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Las sesiones online se presentan como una herramienta cada vez más utilizada por los profesionales de la psicología y también más demandadas entre los pacientes. "Las nuevas tecnologías han invadido la vida de cualquier ciudadano. Al final, estamos hablando de procesos de comunicación. Esto está cada vez instaurado con más intensidad. Pero lo importante es utilizar y aprovechar las bondades que la tecnología nos brinda para ofrecer un servicio eficaz y de calidad", asegura Vicente Prieto, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. 

Dicen algunas encuestas que solo el 50% de las personas que necesitan tratamiento psicológico en España lo reciben. A veces, no hay suficientes profesionales, ni recursos y la tecnología, en muchos, casos acerca la psicoterapia a estas personas. María Arranz tiene depresión y ve a su psicóloga de forma presencial aproximadamente una vez al mes, pero como necesita un seguimiento de la terapia más frecuente, el resto del tiempo, se comunica también por correo electrónico con su terapeuta para escribirle sobre los avatares de su vida. Eso les permite a ambas hacer un tratamiento más completo. "En mi caso surgieron problemas económicos y de distancia porque la consulta se traslado y me pilla bastante lejos. Con este método, hemos conseguido darle a las sesiones la continuidad que queríamos y, además, me obliga a expresar mis sentimientos por escrito que es algo que he descubierto que me hace bien, me relaja y me ayuda a manifestar mis problemas de otra forma", comenta María. 

Está claro que con estas nuevas prácticas, el campo profesional de la psicología ha visto cambiar rápidamente algunas de sus prácticas instrumentales y algunas de sus formas de hacer debido al uso cada vez mayor de Internet. El método más utilizado por los profesionales es la videoconferencia. Pero la pregunta es: ¿En qué casos es aconsejable cambiar el diván de la consulta por el salón de casa, a través de una pantalla? "Las terapias online funcionan para patologías como la ansiedad, el estrés, problemas de pareja o trastornos sexuales, entre otros, pero en diagnósticos más graves como la esquizofrenia se hace necesaria un tratamiento presencial", afirma Prieto.

La psicoterapia online puede llegar a ser peligrosa si charlatanes y personas sin escrúpulos comienzan a realizar negocios por su cuenta

Otras ventajas que argumentan los profesionales a la hora de aplicar estas terapias son una mayor facilidad para el usuario, puesto que ahorra tiempo, no tiene que desplazarse a la consulta, puede realizarse en cualquier lugar y momento del día, beneficia a personas que, de otra forma, no tendrían posibilidades o no se acercarían a una terapia presencial.  Por ejemplo, facilita el contacto para casos de pacientes que por su problemática o situación no pueden desplazarse, como ocurre con problemas de minusvalías o personas que vive en un sitio lejano o que disponen de poco tiempo.

Y aunque hay en la actualidad diferentes estudios y expertos que avalan la eficacia de la terapia online, lo cierto es que todavía no hay regulación existente para este tipo de asistencia. "La Asociación Psicológica Americana (APA) recomienda los mismos estándares de conducta y principios éticos que ya existen para cualquier forma de terapia y que serían aplicables también a estas nuevas utilizaciones. Nosotros en España, desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y el Consejo General de la Psicología que engloba a todos los colegios oficiales de psicólogos de España, estamos elaborando una normativa para establecer unas recomendaciones sobre cómo se deben trabajar las terapias online. Unas reglas que sirvan tanto para los profesionales como para los pacientes, y así, que todo este tema quede perfectamente regulado", nos confirma el psicólogo Vicente Prieto. 

En los últimos años están apareciendo numerosas páginas web que anuncian servicios de consulta psicológica utilizando estos nuevos recursos. Un servicio que ya no resulta tan extraño como hace un tiempo y que comienza a ser bastante habitual. Pero la psicoterapia online puede llegar a ser peligrosa si charlatanes y personas sin escrúpulos comienzan a realizar negocios por su cuenta, sin estar preparados y sin responsabilidad alguna por lo que hacen. De hecho, podría pensarse que la tecnología y los sitios web están avanzando mucho más rápido que la adaptación de profesionales de la salud mental a estos nuevos medios.

"Hay mucho intrusismo. Por eso las consultas online exigen una mayor responsabilidad ética y profesional, una identificación clara de los profesionales y los servicios reales que ofrecen, el cumplimiento del código deontológico y la confidencialidad de los datos, etc. Aspectos éticos todos ellos ya habituales en la práctica clínica, pero que han de primarse y cumplirse escrupulosamente al realizar este tipo de servicios por Internet. Es decir, el terapeuta debe conocer y utilizar muy bien las herramientas con las que trabaja", afirma rotundo Prieto.

Una terapia tradicional ronda los 60 ó 70 euros y una online está entre los 50 ó 60

Que la ciberpsicología pueda ser efectiva y beneficiosa en algunos casos y pacientes, no quiere decir que el usuario no tenga que tener precauciones como en todo servicio sanitario. Por eso, los expertos, recomiendan asegurarse de que el profesional posea la formación y la experiencia adecuada para ejercer en el ámbito de la psicología clínica y sanitaria y certificar el título correspondiente, la trayectoria y la colegiación en el colegio oficial de psicólogos. Todo ello para asegurarse de que va ser atendido debidamente. 

En cuanto a las tarifas, la ley de la oferta y la demanda impera. Todo depende mucho de cada profesional. Desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid comentan, sin ser nada oficial y por lo que se comenta del boca a boca, es que una terapia tradicional ronda los 60 ó 70 euros y una online está entre los 50 ó 60. Pero todo, insisten, es muy relativo.

En definitiva, aún queda mucho camino por recorrer en el desarrollo de la consulta psicológica online. Las tecnología está en continuo cambio y perfeccionamiento y los especialistas también. Lo importante, como en todo, es un trabajo bien hecho. 
 

Comentarios