martes 19.11.2019
deporte

El senderismo: una práctica común para 4 millones de españoles

España avanza en positivo en el mundo del deporte y el senderismo no quiere quedarse atrás. Se trata de una práctica deportiva que implica contacto con la naturaleza y apto para realizar tanto en solitario como con toda la familia

El senderismo: una práctica común para 4 millones de españoles.
El senderismo: una práctica común para 4 millones de españoles.

Se calcula que alrededor de 4 millones de españoles practican con más o menos frecuencia senderismo, lo que supone un 10% de la población total. Pero, además, nuestro país está ganando popularidad también entre los extranjeros como un lugar de reclamo para practicar este deporte. Aunque estas cifras se encuentran todavía por detrás de las de otros países europeos, la práctica de este deporte es cada vez más frecuente y, por ello, no es de extrañar que la especialización de tiendas como Planet Sports en la creación de prendas para hacer senderismo sea cada día más popular.

España avanza en positivo en el mundo del deporte y el senderismo no quiere quedarse atrás. Se trata de una práctica deportiva que implica contacto con la naturaleza y apto para realizar tanto en solitario como con toda la familia. Además, este deporte tiene grandes beneficios para la salud y cada persona puede establecer sus objetivos y marcar sus propios tiempos. Estas y otras ventajas explican por qué ha visto en las últimas décadas aumentar el número de aficionados.

Sin embargo, los datos que maneja la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme) sitúan a España todavía por detrás de países como Alemania y sus 40 millones de personas que hacen senderismo habitualmente o Inglaterra y Francia, donde las cifras llegan a los 15 millones.

A pesar de que se trata de un deporte muy flexible y adaptable a cada persona, los expertos recomiendan seguir, como en cualquier deporte, una serie de pautas, para evitar lesiones o sustos a los que nos podríamos haber anticipado.

Elegir la ropa adecuada es, sin duda, uno de los detalles que cualquier senderista deberá valorar. Además de cómoda, la vestimenta debe ser la adecuada al tiempo y a la zona por la que nos vamos a desplazar. Unos buenos tenis son indispensables para que los pies no sufran ni torceduras, ni rozaduras. Los especialistas recomiendan también abrigarse con polares o sudaderas, a pesar de que durante los momentos de mayor sudoración nos los quitemos. Además, en nuestra mochila de senderista no debe faltar un chubasquero y una gorra, ya que no solo nos exponemos a sus consecuencias en determinados momentos del año. Ser precavidos implica también llevar una muda de sobra o, al menos, un par de calcetines de repuesto.

Planificar la ruta es fundamental. En España existen multitud de rutas de senderismo practicables sin necesidad de lanzarse a la aventura por zonas que no controlamos. Lo ideal es decidir antes de echarse a andar el camino que seguiremos y tener en cuenta factores como los desniveles, la longitud, la forma del trayecto, la duración estimada para realizarlo, etc. El control de estos factores ayuda a prevenir muchos de los incidentes que se producen en estas situaciones.

Una vez nos ponemos a caminar, los expertos insisten en la importancia de caminar a un ritmo adaptado a nuestras características y, sobre todo, constante. Además, es necesario ingerir líquidos para controlar los niveles de hidratación de nuestro cuerpo, así como hacer pausas cada cierto tiempo para descansar. En esos descansos puede aprovecharse para comer algo y recuperar fuerzas.

Comentarios