sábado 28.03.2020
CóCTELES MOLOTOV

Violencia ultraortodoxa en Israel: muere un bebé palestino quemado en su casa

El propio Netanyahu califica de "ataque terrorista" el asesinato del bebé. La violencia ejercida por extremistas judíos y colonos se ha saldado esta semana con seis heridos en un desfile del orgullo gay

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha condenado este viernes la muerte del bebé palestino de año y medio Alí Dawabsheh cuando, según las primeras investigaciones, extremistas judíos han arrojados varios cócteles molotov contra la vivienda donde se encontraban en el pequeño y su familia, en la localidad cisjordana de Duma, cerca de Nablús.

"Estoy consternado por este horrible acto criminal. Es un claro ataque terrorista, e Israel adopta siempre una postura firme contra el terrorismo sin importar de dónde procedan sus atacantes", ha hecho saber a través de un comunicado de su oficina recogido por el diario israelí 'Yedioth Aharonoth'.

La familia del pequeño -- un hermano de cuatro años y sus dos padres-- se encuentran muy graves con quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo a causa del ataque perpetrado anoche por los pirómanos, quienes remataron su asalto pintando eslóganes como "Larga vida al Mesías".

"Parece que se trata de nacionalistas israelíes", ha declarado a 'Ynet' la portavoz policial Luba Samri, que ha calificado el ataque extremista como el más grave perpetrado en un año, cuando un adolescente palestino fue quemado vivo en venganza por la muerte de tres israelíes secuestrados.

"He dado instrucciones a las fuerzas de seguridad para que empleen todos los medios a nuestra disposición para capturar a los asesinos. Israel está unida en su oposición a este acto tan terrible y atroz. Quiero dar mis condolencias, en nombre de los ciudadanos de Israel, a la familia de Alí, y desear una rápida recuperación a los familiares heridos".

La Autoridad Palestina ha depositado toda la responsabilidad del ataque sobre el Gobierno israelí y han prometo dar un ejemplo con la muerte del niño.

"De no ser por la insistencia de Israel en construir asentamientos, este crimen jamás se habría cometido. Este caso va pasar a encabezar la lista que Israel enviará al Tribunal Penal Internacional para que todos los involucrados acaben ante la Justicia. La condena verbal no es suficiente", ha hecho saber.

Las autoridades israelíes están prácticamente convencidos de que el ataque de Duma es lo que llaman un asalto habitual de "etiqueta de precio".

Se trata de actos vandálicos, que en el peor de los casos acaban en muertes, donde jóvenes extremistas judíos intentan aterrorizar a los palestinos que se oponen a la construcción de asentamientos en territorio ocupado.

A lo anterior se suma que al menos seis personas han sido apuñaladas por un ataque cometido supuestamente por un israelí ultraortodoxo en el marco del desfile del Orgullo Gay celebrado este jueves en Jerusalén, según han informado los servicios de emergencia locales.

El ataque tuvo lugar en la calle Keren Hayesod y se saldó con al menos seis heridos, dos de ellos en estado grave, según el periódico 'Haaretz'. Las fuerzas de seguridad han detenido al presunto agresor, que no habría contado con la ayuda de otras personas.

Ésta no es la primera vez en que se produce un incidente violento durante esta marcha reivindicativa. En el desfile de 2005, tres manifestantes fueron apuñalados por otro ultraortodoxo que concluyó hace poco tiempo una pena de diez años de cárcel.

La Policía había desplegado un amplio dispositivo de vigilancia para impedir ataques durante la marcha, a la que estaba previsto que asistieran unas 5.000 personas. Las autoridades habían permitido una concentración paralela de 30 ultraderechistas.

loading...
Comentarios