Martes 19.06.2018
En caso de separación

España es testigo del primer juicio por la custodia de una mascota

El proceso judicial tendrá lugar el próximo 18 de enero, después de que el pasado mes de diciembre fuera aprobada una ley que considera a los animales como "seres vivos dotados de sensibilidad"

La custodia de las mascotas en caso de separación.
La custodia de las mascotas en caso de separación.

En los últimos años ha cobrado fuerza la lucha constante por la visibilidad de los derechos de los animales. En este largo proceso, se ha hecho frente, sobre todo, a las múltiples denuncias recibidas por maltrato animal con el fin de erradicar dicho problema. Otro asunto que ha generado un gran debate, sobre todo en el ámbito doméstico, es con quién se va dicho animal en caso de que se produzca la separación de sus dueños.

Aunque hasta hace muy poco esta idea no había tenido una gran consideración, desde el pasado mes de diciembre se quiso dar un salto a la historia al aprobar una ley que permite considerar a los animales como "seres vivos dotados de sensibilidad", más allá de lo que antes era calificado como "bienes inmuebles". Los animales, como cualquier ser vivo, son capaces de sentir emociones que muestran tanto en la cercanía hacia sus dueños como en el rechazo que expresan ante las distintas experiencias que pueden haber sufrido a lo largo de sus vidas. Uno de los animales domésticos más comunes es el perro, el cual llega a convertirse en un miembro más de los hogares. Llegados a este punto, cabe la duda de preguntarnos qué pasa con dichos animales cuando se producen la ruptura matrimonial de sus dueños. ¿Quién se queda con la custodia de la mascota?

Hasta hace poco, el término 'custodia' solo era aplicable a los niños ya que los animales eran considerados como objetos que se intercambiaban como cualquier otro bien. Sin embargo, la reforma del estatuto jurídico de los animales llevaba a cabo por el Congreso el pasado 12 de diciembre tuvo como fin establecer esta idea también en los animales. Elegir qué miembro de la pareja se queda con la mascota, es una de las grandes discusiones en el divorcio. Debido al afecto que todos los miembros de la familia cogen al animal, muchos reclaman que se establezca un régimen de visitas e incluso la custodia compartida. 

Un caso reciente y único se ha producido en España, donde tendrá lugar, el próximo 18 de enero, el primer juicio sobre la custodia de una mascota. Este acto, que se celebrará en el Juzgado de Falset (Tarragona), servirá para valorar cuál es el mejor hogar para Leben, un dogo de Burdeos de siete años de edad que es víctima del divorcio de sus amos.

Tal y como ha apuntado Easyoffer, plataforma online de abogados, este caso “será el primer juicio de muchos, hay muchos animales que conviven en familia”. La abogada Lola García, especialista en derecho Civil, concretamente en guardia y custodia y animales, afirma que “la tendencia es que los animales dejen de ser cosas y pasen a ser sujetos de derecho. Con garantías, que se tenga en cuenta el bienestar del animal”.

Criterios para otorgar la custodia de una mascota

¿Quién dice que los animales no sienten? Estos no son inmunes a los cambios que suponen las separaciones de sus amos ya que se ven cometidos a mudanzas, cambios rutinarios, falta de adaptación, alteración en su alimentación e incluso a problemas de salud, como en ocasiones la depresión.

Como ocurre cuando se trata de niños, en primer lugar se tendrá en cuenta quién de los dos ha sido el mayor responsable del animal durante el tiempo que ha estado con ellos. La garantía del bienestar del animal es fundamental por lo que se tienen en cuenta factores como el tipo de vivienda, el espacio del que dispone, el tiempo libre para atender a sus necesidades, recursos económicos... etc.

Lo mismo sucede cuando el matrimonio dispone de hijos menores de edad en los que hay que poner en manos de un juez su custodia. En la resolución de estos casos, tiene más posibilidades de obtener la custodia del animal aquel que además obtenga también la de los niños pues tal y como afirma Lola García “los menores son los que más conviven con el animal y quien se quede la custodia tiene más posibilidades de llevarse al animal. Forma parte de la familia, no hay que aislarlo”. La custodia compartida del animal resulta muy difícil por lo que los juzgados apuestan por que la mascota esté con uno de los dos.

Comentarios