miércoles, febrero 8, 2023

El Clan de los Pantoja vuelve al banquillo esta semana en Algeciras

No te pierdas...

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Cádiz, con sede en Algeciras, retomará este martes el juicio de una de las causas contra Jesús Heredia, considerado el líder del clan de los Pantoja, presuntamente una de las principales organizaciones de narcotráfico de hachís en el Campo de Gibraltar, y de otros trece presuntos miembros del mismo.

El juicio quedó suspendido el pasado 27 de septiembre por la repentina renuncia de uno de los acusados a su defensa, un hecho que provocó un gran malestar entre todas las partes.

Aquel día, la fiscal antidroga de Algeciras, Macarena Arroyo, subrayó «el gran esfuerzo» que supone organizar un juicio con tantos participantes y lamentó la suspensión, al tiempo que el abogado de Heredia, Javier Muriel, señaló que la suspensión provocaba «un serio problema» a su cliente, quien «quería afrontar ya el juicio, demostrar su inocencia cuanto antes y volver a rehacer su vida».

La presidenta del tribunal admitió la renuncia al abogado para evitar que la sentencia fuera declarada nula si la vista seguía adelante y el acusado recurría después por su indefensión, pero advirtió que no admitiría ninguna renuncia más si no se efectuaba con el tiempo suficiente para que el nuevo abogado se preparase el proceso.

Los catorce acusados (en la causa son diecisiete, pero tres se hallan en rebeldía procesal) se enfrentan a un total de 199 años de prisión y 172 millones en multas.

Tanto para Heredia, el presunto líder, como para otros doce acusados la petición de penas es de trece años de prisión y doce millones de euros en multas por los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y receptación.

En el caso de uno de los acusados, esa petición se amplía a trece años y nueve meses de prisión y catorce millones de multa debido a un grado mayor del delito contra la salud pública, y a 16 años y tres meses de prisión y catorce millones de multa en el caso de A.H.A.H., a quien se le suman delitos contra la seguridad vial y atentado contra agentes de la autoridad.

Tras meses de investigación, fue el 12 de diciembre de 2019 cuando se produjeron los hechos por los que se les juzga, cuando tras un alijo en la zona de La Ballenera, en Algeciras, se inició una persecución por carretera tras la que fueron intervenidos 1.050 kilos de hachís, además de varios vehículos, armas y dinero en efectivo, al igual que en los posteriores registros que se llevaron a cabo a raíz de esta intervención.

Esta «macrocausa» supondrá la primera vez que Jesús Heredia, a quien hasta ahora sólo le constan antecedentes penales por delitos contra la Seguridad Vial, se siente ante un tribunal para responder por su supuesta relación con el tráfico de hachís.

Las investigaciones policiales señalan que se dedica al narcotráfico desde la adolescencia, cuando presuntamente se inició «haciendo labores de vigilancia y logística para Abdellah El Haj, alias el Messi del hachís».

El Pantoja fue ascendiendo dentro de la organización hasta convertirse en la mano derecha del Messi del hachís, según los investigadores, y hasta llegar a ser uno sus sucesores cuando éste, que continúa huido de la Justicia, necesitó pasar a un más discreto segundo plano.

Fue detenido el 24 de mayo del 2020 mientras estaba con su familia en un restaurante de una zona de lujo de Chiclana de la Frontera, una actuación que la Policía definió como la detención del capo más importante de la droga en el Campo de Gibraltar en aquel momento y la persona que controlaba la práctica totalidad del transporte de hachís desde Marruecos a Cádiz.

Un mes antes había escapado de una redada en la que fueron detenidos 36 integrantes de su clan y en la que se intervinieron 4,3 toneladas de hachís. El Pantoja quedó en libertad bajo fianza de 30.000 euros por esa causa.

Heredia tiene pendientes otras dos causas por las que también está en libertad provisional, una de ellas por su presunta implicación en una red de narcotráfico que empleaba barcos pesqueros, como el «Rúa Mar», que se hundió con sus seis tripulantes y 2.000 kilos de droga el 23 de enero de 2020, y por blanqueo de capitales, como propietario de unas de las parcelas de la urbanización conocida en el ámbito policial como «Villa Narco», ubicada en El Zabal, en La Línea de La Concepción.

Estrella Digital

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -