domingo, noviembre 27, 2022

«Cinco lobitos», una bebé que llega con cuatro Biznagas debajo del brazo

Dicen que los bebés vienen con un pan debajo del brazo, pero la bebé protagonista de «Cinco lobitos», de Alauda Ruiz de Azúa, lo ha hecho con cuatro Biznagas del Festival de Málaga: a la mejor película española, al mejor guion, a la mejor interpretación femenina y el premio del público.

El vigésimo quinto Festival de Cine en Español se ha despedido este sábado con una gala de clausura en el Teatro Cervantes conducida por Fiorella Faltoyano a la que ha asistido, entre otras autoridades, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño.

Han sido unos días «de muchas emociones, de lluvia y también con calima», ha recordado Faltoyano, que ha transmitido al comienzo de la gala su solidaridad a todos los damnificados por la invasión de Ucrania.

La vizcaína Ruiz de Alauda, que ha debutado con «Cinco lobitos», ha asegurado sobre el escenario que nunca va a olvidar esta edición del Festival, que ha premiado «a una película que ha nacido pequeña, pero que está hecha desde el cariño».

Premiada también como guionista de la triunfadora, ha asegurado que este guion es «muy personal» y que cuando lo escribía se propuso comprobar «hasta dónde podía llegar».

La madre e hija protagonistas son encarnadas por Susi Sánchez y Laia Costa, que han visto reconocida su química en la pantalla con el premio, «ex aequo», a la mejor interpretación femenina.

Susi Sánchez ha resaltado que compartir la Biznaga con Laia Costa es «el resultado de un acto de amor, de una entrega mutua y de una verdad que hace más profunda la historia de la película», y su compañera de reparto ha desvelado lo que más le emocionó tras la proyección en Málaga.

«La gente nos decía que después de ver la película sentía la necesidad de llamar a sus padres o a sus abuelos. Que sirva para que todas esas llamadas se hagan», ha afirmado Laia Costa.

La otra triunfadora del Festival ha sido «Utama», del boliviano Alejandro Loayza Grisi, Biznaga de Oro a la mejor película iberoamericana y reconocida además con los premios a la mejor dirección; a la mejor música, para Cergio Prudencio, y el de la crítica.

Su director no ha podido asistir, pero en una producción tan familiar sí lo han hecho su hermano Santiago y su padre, Marcos Loayza -ambos productores de la película- y el tercer productor, Federico Moreira.

A través de un mensaje leído por su hermano, Alejandro Loayza ha expresado su «alegría inmensa» por estos premios para una película hecha «con mucho amor».

El premio especial del jurado ha sido para «Mi vacío y yo», de Adrián Silvestre, quien ha asegurado que recordará «con mucha nostalgia» esta edición del Festival de Málaga y ha confesado sentirse «orgulloso» de la protagonista de su película, Raphaëlle Pérez, quien muestra en la pantalla su propio tránsito en busca de su identidad.

La propia Raphaëlle Pérez, muy emocionada, ha desvelado que ver la película le ha permitido «reconciliarse consigo misma».

Tampoco ha podido estar presente el mejor actor del certamen, el argentino Leonardo Sbaraglia, que suma a su currículum su tercera Biznaga de Málaga, en este caso por su trabajo en la película «Almost in love» («Ámame), una coproducción con participación de Argentina, Brasil, Chile y Holanda dirigida por Leonardo Brzezicki.

En un vídeo en el que mostraba sus dos Biznagas anteriores, Sbaraglia aseguraba que este había sido un trabajo hecho «con todo el amor» para construir «un personaje con tantas aristas y con tanta sensibilidad».

Para recoger el premio a la mejor interpretación femenina de reparto, otorgado a Debora Maria da Silva, activista social y fundadora del movimiento de las Madres de Mayo en Brasil, por su trabajo en el filme brasileño «A mãe» («La madre») ha subido al escenario su director, Cristiano Burlan.

El cineasta brasileño ha recordado que la ganadora «es una persona real, no una actriz, cuyo hijo fue asesinado por la Policía brasileña», y esta película habla «de las madres latinoamericanas con hijo asesinados por las dictaduras».

Por su parte, el director chileno Matías Bize, que ha recogido en nombre de Rodrigo Saquel el premio al mejor montaje por su película «Mensajes privados», ha dado las gracias a todos los actores que al entrar en este proyecto «se lanzaron a una piscina en el momento más duro del confinamiento».

Uno de los momentos más emotivos de la gala ha llegado con el premio a la mejor interpretación masculina de reparto, para el actor chileno Nicolás Poblete, que en «Mensajes privados» cuenta los abusos que de niños sufrieron él y su hermana mayor por parte de su tío, el psiquiatra Alfredo Pemjeam.

Poblete ha agradecido a Bize la posibilidad de escribir el relato que ha «marcado» su vida, con lo que ha podido «transmutar en arte algo muy doloroso», y ha asegurado que esta película «es la voz de todos los niños y niñas que han sido abusados».

También emotiva ha sido la entrega del premio a la mejor película española de la sección Zonazine, «Lugares a los que nunca hemos ido», del recientemente fallecido Roberto Pérez Toledo.

«A Roberto no le gustaba la condescendencia, y esta película se ha abierto camino por méritos propios», han afirmado sus compañeros, que han resaltado cómo Pérez Toledo «lideró la revolución audiovisual desde los márgenes».

La gala de clausura ha finalizado con la tradicional foto de familia de los premiados y con una fecha marcada en el calendario: el 10 de marzo de 2023, cuando Málaga volverá a desplegar su alfombra roja para inaugurar el vigésimo sexto Festival de Cine en Español. E

Estrella Digital

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias