martes 22.10.2019

Ya nos toca

Últimamente uno no deja de sorprenderse. Es como si se hubiese instalado una especie de “desparpajo” político, que gente que siempre me han parecido auténticos profesionales en eso de generar “vergüenza ajena”, se estuvieran quedando en pañales, ante el despliegue de medios que Podemos lleva desarrollando desde que las grandes empresas mediáticas consideraron que era una apuesta firme para acabar con la izquierda. Se nos han quedado en nada Lauren Postigo, Rocío Jurado, o Raphael. Nunca hubiesen podido competir con el niño de Bescansa, con el “piquito” a Domenech, con el programa de Ikea, con el General de la OTAN no bases fuera, o con los socialdemócratas Marx y Engels.

Decía Murphy que toda situación, por desesperada que sea, es susceptible de empeorar. Pues bien, a pesar de que el listón estaba alto, he podido comprobar, en una corta frase de una pegatina, (por supuesto acompañada del corazoncito multicolor que Ágata Ruiz de la Prada hubiese firmado), toda una declaración de principios.

YA NOS TOCA. Así, con tres palabras se puede resumir todo un discurso político, y exactamente la “esencia definitiva” de por qué considera tan formada y exquisita élite académica que debemos votarles.

Pudiera ser que merecieran esa confianza por las propuestas, por la necesaria regeneración democrática, por acabar con la corrupción, por el reequilibrio social, por la generación de empleo, por acabar con los desahucios, con los recortes, o con la destrucción de los servicios públicos. Incluso tirando de la ambigüedad que tanto les gusta, por una sociedad mejor. 

Pues no, eso sería una ordinariez “demodé”. Hay que votar a Podemos porque ya les toca.

Es como si quisieran decirnos que esto de llegar al Gobierno debe ir por riguroso orden de llegada, sin mayor justificación, parece ser, de no haber estado antes.

Me resisto a creer que el subliminal mensaje pudiera tener algo que ver con un supuesto orden generacional, según el cual sus dirigentes considerarían que ya están en edad de merecer.

Y digo que me resisto a creer en esta última lectura, porque muchos de sus impulsores alguna experiencia tienen. No sé. ¿ A Verstrynge ya le va tocando porque no cuenta su etapa “delfinaria” de Manuel Fraga? ¿Tal vez es a Julio Anguita al que le toca volver a la Alcaldía de Córdoba, al Congreso de los Diputados, o a la Junta de Andalucía? ¿Será a Monedero al que le toca ya seguir siendo el asesor áulico de diferentes y variados dirigentes políticos?

Bien es verdad que la pegatina tiene un marcado perfil Podemos. La cosa parece ser que debe ir de cuanto menos se sepa de lo que quieren hacer en un supuesto gobierno, mejor que mejor. Eso sí, todo debe obedecer a los criterios corporativos de la que posiblemente sea la mejor empresa de márketing publicitario-político. Es como si la empresa que le hace las campañas publicitarias al Atlético de Madrid se presentara a la Elecciones Generales.

En cualquier caso, el domingo  la gente votará pensando en que su voto sirva para que sus problemas reales puedan empezar a resolverse, más allá de que algunas y algunos consideren que  ya  le “han pedido la vez” al PP, y que ya les toca.

Gregorio Gordo es ex coordinador de IUCM

Comentarios