domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

El éxodo de habitantes de Sevilla capital, un gran reto para el próximo gobierno

No te pierdas...

David Durán
David Durán
Periodista, escritor y comentarista, especializado en el motorsport y e-sports. Corresponsal en Andalucía para Estrella Digital.

Sevilla ha sido considerada durante mucho tiempo la cuarta ciudad más importante de toda España, por delante de Madrid, Barcelona y Valencia, además de ser la capital de Andalucía. Tanto por número de habitantes como por su importancia, crecimiento y actividad económica laboral, además de su gran legado histórico, es una de las ciudades más grandes de nuestra geografía. Y sin embargo, no ha parado de perder habitantes en los últimos veinte años. La gente se sigue marchando de Sevilla – y eso no ha cambiado ni con el PP de Juan Ignacio Zoido (ahora con José Luis Sanz al frente) ni con el PSOE de Juan Espadas o Antonio Muñoz.

Según el censo de 2003, en Sevilla vivían cerca de 710.000 personas, sin contar lo que se conoce como población flotante: aquellos que no están censados sino que residen en Sevilla ya sea por motivos de trabajo como por motivos estudiantiles. Sevilla es una de las principales ciudades para estudiantes en todo nuestro país gracias a la gran oferta de carreras universitarias presentes, ya sea por vía privada o por el abanico que ofrece la Universidad de Sevilla.

Sin embargo, esto ya no es así exactamente: en los últimos cuatro lustros la capital hispalense se sitúa por encima de los 680.000 habitantes, lo que supone un descenso de cerca de 30.000 habitantes. Por supuesto, no es la única ciudad en España que ha decaído en lo que se refiere a habitantes, pero otras ciudades españolas se empiezan a acercar. Tal como se puede leer en El Confidencial, Zaragoza está muy cerca de las cifras de Sevilla cuando hace 20 años la diferencia era de unos 80.000 habitantes. Málaga es la sexta ciudad más importante de España con más de medio millón de habitantes – y su potencial económico sigue creciendo al incrementarse su actividad laboral.

Existen varios motivos que han llevado a esta transformación de Sevilla, que sigue siendo eminentemente un lugar universitario y un destino turístico muy preferido por personas tanto de Europa como de otros continentes. Ahora bien, es precisamente el turismo, entre otros motivos, el que está llevando a que se pierdan habitantes. Un problema que ninguno de los gobiernos ha sido capaz de solventar hasta el momento, si bien desde el Ayuntamiento de Sevilla afirman que esperan un repunte en los próximos años.

Sevilla Semana Santa Torre Pelli
Imagen de Semana Santa frente a la Torre Pelli. Fuente | Sevilla Turismo

Sevilla, para el turismo

No es que falten edificios o viviendas en Sevilla: todo lo contrario, no se ha dejado de construir en todos estos años. Desde 2010, el número de viviendas convencionales ha crecido desde 302.111 a casi 320.000 en 2021, según los datos del INE que recoge la Dirección General del Catastro de España. Buena parte de este aumento en la construcción de viviendas llegó en 2021 con unas 2.664 nuevas construcciones, más que entre 2011 y 2016.

Se espera, según las previsiones del Ayuntamiento que lidera el socialista Muñoz, que se aumente en otras 20.000 viviendas para los próximos años. A esto se suma también las viviendas de protección oficial, con algunas de ellas ya en marcha. Una de estas construcciones estará en Sevilla Este, donde se ha prometido una revolución urbanística por parte de algunos partidos políticos, como es el caso del PP de Sanz.

Ahora bien, uno de los problemas que se está viendo por ahora es la masificación turística. Muchas de estas viviendas se destinan a fines turísticos, así como a la construcción de nuevos hoteles donde alojar visitantes puntuales. A ello se suma la existencia de plataformas como Airbnb donde es posible alojarse en apartamentos turísticos, una respuesta low cost (o no, según que casos) a los precios de algunos hoteles o para gente que busca alojamientos sencillos.

Sevilla Globo Chipiona
Fuente | Sevilla Turismo

Esto ha llevado a una escalada de costes en la vivienda, sobre todo desde 2016 en adelante. Por supuesto, los precios para las fechas de Semana Santa o la Feria de Abril se disparan tanto en hoteles como en apartamentos turísticos. Cada vez la economía gira más en torno al turismo, lo cual ha llevado a que se eleven los precios de comercios y restaurantes. De hecho, existen restaurantes que, si antaño eran frecuentados por gente ‘del barrio’, gente de la ciudad de toda la vida, hoy día se destinan en gran parte al turismo extranjero, perdiendo clientes que viven a una o dos calles.

El precio del metro cuadrado en Sevilla el pasado mes de enero estaba en 10,6 euros, una décima por debajo del máximo permitido. En un momento en el que la vivienda, tanto alquiler como compra, está en precios desorbitados (pese a que hubo viviendas asequibles en el verano de 2020), muchos sevillanos han decidido marcharse. A esto se suman otros problemas de la ciudad como la inseguridad, la cual ha crecido en años recientes.

Sevilla Utrera
Utrera, vista desde arriba. Fuente | Sevilla Turismo

Solución (por ahora): vivir en las cercanías

Alrededor de Sevilla se levantan varias localidades que en la actualidad son mucho más que pueblos dormitorio. Dos Hermanas es en estos momentos, con 137.000 habitantes, el noveno municipio andaluz más poblado, mientras que Alcalá de Guadaira suma ya 75.000 habitantes. Si se suman diferentes pueblos como Tomares, Bormujos, San Juan de Aznalfarache, Utrera, Camas o Espartinas, existen muchas opciones para vivir cerca de Sevilla, de manera que en un trayecto de apenas 15 o 20 minutos en coche uno ya está en la capital, una solución muy recurrida como desplazamientos laborales.

Dado que el territorio municipal de Sevilla termina en Triana por el lado oeste y al norte de Alcalá de Guadaira en el este, solo podría crecer hacia el norte, una zona a menudo dejada de lado. Ahora bien, esto trae consecuencias. A medida que se encarece la vida en Sevilla capital, también se encarece la vivienda en estos pueblos o ciudades.

Ha ocurrido en Dos Hermanas y ha ocurrido en Bormujos – no tanto, por el momento, en Camas, Tomares o Espartinas. Tampoco ha ocurrido hasta el mismo punto en Alcalá de Guadaira, si bien la inseguridad vivida en algunas zonas es motivo de preocupación para parte de la población.

Este es un problema delicado dado que se ha visto esta tendencia tanto en gobiernos de izquierda como de derecha. PP y PSOE son los principales actores en Sevilla en estas elecciones del 28 de mayo, estando por ver el papel que podrán jugar Podemos-Izquierda Unida, Vox y Ciudadanos. Si es que es posible deshacer el camino andado en el turismo para ‘devolver Sevilla a los sevillanos’.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -