viernes, julio 19, 2024
- Publicidad -

Rajoy desconcierta al Partido Popular con su blindaje a Rita Barberá

No te pierdas...

Los senadores del Partido Popular están desconcertados. Resulta complicado encontrar a un 'popular' que entienda la última decisión tomada por su presidente, Mariano Rajoy: proteger aún más a Rita Barberá. Este martes, el PP anunció que mantendría a la exalcaldesa de Valencia en la Diputación Permanente del Senado. Como suplente, pero aún así formará parte de este órgano que da continuidad al parlamento entre periodos de sesiones y entre legislaturas. Será uno de los 35 miembros que conservarán la condición de senadora y aforada aunque finalmente se tengan que disolver las Cortes para una nueva convocatoria electoral.

Algunos intentan explicar esta polémica decisión y advertir de que no está tan claro que ella deje de ser senadora, puesto que no fue electa el pasado 20 de diciembre, sino que lo es por designación autonómica. Pero el sentimiento general es de «rechazo absoluto». Primero por el gesto «feo» y el mensaje tan poco gratificante que manda a su electorado, al que quizá tengan que recurrir en unas pocas semanas. Y segundo, por lo complicado que resulta explicar esta decisión después de haber apartado a Barberá de la presidencia de la Comisión Constitucional.

El lunes, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, no sólo recomendó a Barberá que diera más explicaciones, sino que después del Comité de Dirección presidido por Rajoy, incluso acarició la idea de que sería conveniente que diera «un paso atrás». Nadie le puede reclamar el acta, puesto que ésta es personal, pero parecía que el partido se había puesto serio después del último escándalo en materia de corrupción procedente de Valencia. «Esto se acabó. Ya no se pasa ninguna». Esto es lo que dijo el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, el pasado 3 de febrero en el Congreso de los Diputados después de que estallara la 'operación Taula' y señalara a varios altos cargos del PP valenciano.

Pero la advertencia ha durado poco. Este miércoles, una semana después, sólo le ha faltado decir ante sus senadores: «salvo la de Rita Barberá». En esta ocasión, Rajoy no ha sido tan duro como la semana pasada. Sí ha incluido entre sus pilares básicos de negociación y defensa la lucha contra la corrupción, pero se ha quedado en un «hemos tomado decisiones muy duras desde el punto de vista interno». No podía serlo. Su compañera y «gran amiga» Barberá había decidido este miércoles ausentarse de la reunión que ha presidido en la Cámara Alta. Su entorno asegura que está decepcionada con la actitud del PP a este respecto. Y Rajoy no ha querido ahondar en esta cuestión.

Los 'populares' insisten en que la senadora no ha sido señalada por ningún juez, pero lo cierto es que el cerco se estrecha en torno a ella. Muchos de sus concejales y colaboradores más cercanos han sido detenidos o llamados a declarar por el juez. Hay quien piensa que ella no ha sido reclamada por la justicia porque goza de aforamiento ante el Tribunal Supremo al ser senadora, pero no porque no existan motivos. Y así seguirá, aunque haya una nueva convocatoria electoral.

Discusión sobre el aforamiento de Barberá

Rita Barberá es senadora por designación autonómica. En teoría, esta condición debería de continuar aunque se disolvieran las Cortes, puesto su mandato emana de la Cámara autonómica valenciana, que en principio no se disuelve hasta mayo de 2019. Pero hay mucha discusión a este respecto. Fuente 'populares' consultadas por Estrella Digital aseguran que la mayoría de los juristas de las Cámaras son partidarios de suspender esta condición durante el tiempo que las Cortes están disueltas. De hecho, durante este periodo tampoco cobran. Por lo tanto, ante la duda de si Barberá sigue o no siendo aforada por su designación autonómica, el PP ha optado por la solución más fácil, aunque también más polémica: nombrarla suplente de la Diputación Permanente.

Con esta decisión, el PP manda dos mensajes claros a la ciudadanía. Por un lado, el temor de la exalcaldesa a ser citada por el juez en el marco de la 'operación Taula'. Y por otro lado, la complicidad de sus compañeros. Este miércoles nadie era capaz de defenderlo en el Senado. Y de nuevo, nadie ha sido capaz de transmitirle este malestar colectivo al líder. «En el PP existe miedo a decir ciertas cosas», reconoce en privado un dirigente 'popular'. Y este miércoles todos sus compañeros lo han demostrado. Los corrillos ardían con esta cuestión. Ni su ausencia ha impedido que Barberá fuera la protagonista de la jornada. Pero, de nuevo, el silencio ha imperado ante Rajoy.

El líder 'popular' ha llegado al Senado flanqueado por el presidente de la Cámara Alta, Pío García Escudero, el secretario general del PP en el Senado, Javier Arenas, el portavoz 'popular', José Manuel Barreiro, y su 'número dos' en Génova, María Dolores de Cospedal. Y lo único que ha escuchado han sido ovaciones, aplausos y felicitaciones. «Este partido se siente muy orgulloso de ti. Cuentas con todo nuestro apoyo», ha exclamado Barreiro.

La sensación generalizada en el PP es de desazón, impotencia e incomprensión ante las decisiones de Rajoy. Pero el único que por el momento se ha revelado en público ante una de estas desconcertantes decisiones ha sido el expresidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra. «Lo que tiene que hacer Rita Barberá es pensar qué es lo mejor para el partido y que lo anteponga a sus intereses personales». Es el único que pide constantemente su dimisión. Muchos en el PP piensan como él, aunque no se atrevan a alzar la voz ante el líder.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -