sábado, julio 20, 2024
- Publicidad -

La influencia de Sharapova consigue que sus trampas queden impunes

No te pierdas...

Desde que anunciara su positivo por meldonium hace once meses, la vida de María Sharapova no ha cambiado un ápice. Si bien ha tenido que mantenerse al margen de la competición, apenas ha sentido el reproche de los aficionados. Los organizadores la invitan con frecuencia a exhibiciones, la ONU ya le ha comunicado que retomará su cargo de embajadora cuando expire su sanción en abril, y su negocio de Sugarpova marcha a la perfección. Cualquiera diría que incumplió una normativa del circuito.

Una sanción reducida

La imagen de Sharapova, inmóvil frente a un atril, perdurará en el tiempo. Se esperaba el anuncio de un hipotético embarazo, o incluso un adiós prematuro, pero lo que nadie barajaba era que expresara su suspensión por dopaje. El tenis lloró aquel día, ante el más firme ejemplo de trabajo y entrega en el circuito femenino. La Agencia Mundial Antidopaje anunció la sanción, de dos años, que a los más críticos les pareció una minucia, y a los más afectos un mundo.

Los efectos del meldonium eran claros: ayudaba a mejorar el rendimiento y a recuperarse rápidamente del esfuerzo físico. Las excusas, que si diabetes o desconocimiento, parecían vanas. Sin embargo, la inclusión de esta sustancia por primera vez en 2016 y el hecho de que fuera consumida por un gran puñado de deportistas rusos, propició que fuera visto como algo menor, y su sanción se viera reducida a 18 meses.

Como si nada hubiera pasado

La realidad es que a pesar de las quejas de algunos tenistas, incapaces de perdonarle algo así a la ex número uno del mundo, Sharapova apenas ha encontrado reproches. Es más, todos le han abierto los brazos. La realidad es que el circuito femenino ha notado su ausencia, tanto en repercusión como en número de ventas de entradas. Ella, mientras tanto, se ha mostrado feliz, o eso ha hecho parecer a través de sus entretenidas imágenes en las redes sociales. 

Lo más normal es que a su regreso en abril, todos los torneos decidan darle un wild card, ya que la siberiana no tendrá ranking. Una decisión polémica a la que no le importará hacer frente, ya que todo el mundo ansía ver sobre la pista a Sharapova. Una muestra de ello son las continuas invitaciones que le han hecho para disputar exhibiciones.

El 2 de diciembre estaba previsto que Sharapova y Garbiñe midieran sus fuerzas en la Caja Mágica, en una pista mitad tierra y mitad hierba. Una propuesta que finalmente se ha ido al traste, pero únicamente por la lesión de tobillo que sufre la española. Sin embargo, no ha tardado en hallar otra proposición. El día 15 del próximo mes se enfrentará con Mónica Puig en el Olímpico de Puerto Rico, donde ya ha comenzado la venta de entradas, que se espera que se agoten antes de la cita.

Hace unos días, la rusa se dejó ver también en suelo estadounidense, junto a leyendas como John McEnroe o Martina Navratilova. Hasta la propia ONU ha señalado que la devolverá el cargo de embajadora cuando cumpla su sanción. Han transcurrido once meses desde que anunciara su positivo, y su vida, más allá de las pistas, no ha cambiado un ápice. Sugarpova funciona como antes, y el público ansía su llegada. El fenómeno Sharapova ha hecho olvidar sus trampas.

Alberto Puente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -