viernes 13.12.2019
RECURSOS EN LA WEB

Roma, una fuente inagotable de arte y cultura

Las visitas a Roma y otros destinos turísticos pueden organizarse previamente en la red, que facilita el acceso a información o incluso la gestión de entradas a monumentos 

Roma, una fuente inagotable de arte y cultura

Si hay una sensación con la que se van todas las personas que visitan Roma por primera vez es la de haberse quedado con ganas de más. Da igual que hayan recorrido sus calles durante tres días o una semana. Siempre les queda algo en el tintero. Por ello, la mejor manera de exprimir al máximo los encantos de la Ciudad Eterna, como es conocida esta maravillosa metrópolis (aunque también se le puede calificar como infinita, inolvidable o adictiva) es organizarse previamente para poder llegar sin prisas a todos sus rincones. Las visitas panorámicas de romeoperatickets.com brindan esa oportunidad para que además el turista pueda conocer la historia, curiosidades y significado de sus monumentos más representativos sin tener que soportar las siempre incómodas colas.

El viaje al pasado que se hace en Roma es el más real y apasionante que se puede experimentar. Sólo hace falta adentrarse en el Coliseo para trasladarse al siglo I y tener la sensación de asistir a aquellas crueles peleas de gladiadores, recreaciones de las principales batallas y la representación de insignes obras de teatro. Su estado de conservación lo convierten en el símbolo de la ciudad.

Pero el legado del Imperio Romano no se limita al Coliseo, ya que una ruta por el Foro es otra experiencia obligada en la capital italiana. Las ruinas de lo que fue el centro neurálgico de la antigua ciudad dan al visitante una idea de cómo vivían las personas que fueron capaces de levantar semejantes maravillas. La vista del Foro con el Monte Palatino al fondo es una de esas imágenes que se queda durante mucho tiempo en la retina de los visitantes de Roma.

Tan importante como el legado del Imperio Romano es la arquitectura religiosa presente en la Ciudad de las Siete Colinas, como también es denominada esta hermosa urbe. Iglesias y basílicas guardan en su interior verdaderas joyas artísticas. Una visita a la Archibasílica de San Juan de Letrán es algo casi obligado; su imponente interior deja con la boca abierta a cualquiera que haga solamente un recorrido visual por la decoración de sus suelos y bóvedas. No se queda atrás Santa María la Mayor, la iglesia dedicada a la Virgen más grande de toda Roma, en la que encontramos una armónica mezcla de estilos arquitectónicos fruto de sus reformas.

Pero si hay un lugar que centra las miradas del mundo católico, si bien no es parte de Roma aunque se encuentre rodeada por ella, ese es la Ciudad del Vaticano. La plaza de San Pedro, su basílica y los Museos Vaticanos son epicentro de fe, pero también de cultura. Muchos grandes artistas de la historia dejaron su sello en esta pequeña Ciudad-Estado; entre ellos Miguel Ángel, de quien encontramos en el Vaticano varias de sus obras maestras, como su creación pictórica cumbre: la decoración de la Capilla Sixtina.

Pero Roma son también sus calles, su vida, sus rincones mágicos; esa ciudad que amanece radiante a primera hora de la mañana y se duerme elegante gracias a una fantástica iluminación nocturna. Visitando su romántica Fontana di Trevi, paseando por su auténtico barrio del Trastévere o contemplando el imponente monumento a Víctor Manuel II, se pueden apreciar algunas de las múltiples facetas de esta mágica ciudad bañada por el Tíber.

Más información: Lugares de interés y Arte en Roma

Comentarios