domingo 08.12.2019
EL MAPA DE LAS TV

La última carga de Cisneros a por una televisión en España

Tras el intento con La Sexta, el empresario venezolano, que tiene la nacionalidad española, se postula para comprar Canal Sur o Telemadrid

Gustavo Cisneros.
Gustavo Cisneros.

Primero intentó hacerse con La Sexta y ahora está detrás de Telemadrid o Canal Sur, dos autonómicas que están deseando que llegue un mesías que les saque del pozo, tanto a nivel de audiencias como de cuenta de resultados. ¿Pero quién es este venezolano de 68 años que en vez de pensar en la jubilación sigue empeñado en hacer negocios por todo el mundo?

Indudablemente en lo que nadie fallaría sería en calificarle como uno de los principales empresarios del mundo, como parte de una dinastía de empresarios que iniciara su padre, Diego Cisneros, y en la que la segunda generación no sólo mantuvo el tipo sino que logró incluso superar los logros de la primera

Gustavo es el cuarto hijo de Diego Cisneros, que había emigrado a Venezuela desde Cuba y que consolidó una modesta fortuna en el negocio del transporte. Llegado el momento, con apenas 23 años, él tomó las riendas del negocio, mientras uno de sus hermanos, Carlos, fallecía en un accidente, y el otro, Ricardo J., era designado Director Ejecutivo del Grupo (éste es el actual propietario del equipo venezolano Leones de béisbol). Lo primero que hizo fue cambiar de enfoque, diversificando las actividades de la empresa, adquiriendo otras, obteniendo inversiones sobre varias compañías en diferentes ramos y formando numerosas filiales

Se puede hablar de un hombre de negocios comprometido y visionario, un generador de cambios constructivos y creador de riqueza para el beneficio colectivo, ya fuera a través de innovaciones tecnológicas como del empleo. El equilibrio entre la audacia y la cautela, con vocación siempre de aprender tanto de los aciertos como de los errores. Una persona con vocación democrática, convencido del valor de la libertad individual y la hermandad entre pueblos y culturas diversas.

Quizás por ese motivo logró multiplicar empresas y negocios en diferentes sitios, primero en Venezuela y posteriormente en otras latitudes, especialmente Estados Unidos, donde llegó a firmar una alianza con Coca-Cola, y en España, donde compró en su día Galerías Preciados.

Cisneros posee una fortuna calculada por la revista Forbes en unos 4.000 millones de dólares. Actualmente las empresas que forman la Organización Cisneros operan en más de 50 países en América, Asia y Europa, y 35.000 personas en los Estados Unidos trabajan para el conglomerado.

Medios

El área que ha destacado siempre en la Organización Cisneros, de la que él es Presidente de la Junta Directiva, ha sido en los medios de comunicación, entretenimiento y telecomunicaciones. Actualmente, tiene intereses en más de 30 compañías que brindan servicios a millones de clientes en más de 90 países.

Las operaciones incluyen desde transmisión y producción de televisión y telecomunicaciones hasta desarrollos turísticos. A través de sus diversos negocios y sociedades de categoría mundial, ofrecen unas de las marcas más reconocidas y servicios de la más alta calidad a los 550 millones de consumidores de habla hispana y portuguesa en América y Europa.

Entre todas esas empresas destacan Venevisión, la principal cadena privada de televisión en Venezuela, Cisneros Media Distribution (antes Venevisión International), una empresa global de entretenimiento en español, y Venevisión Productions, que provee de telenovelas a canales tanto estadounidenses como del resto del mundo.

Adicionalmente, es el propietario de Tropicalia, un desarrollo inmobiliario y turístico de la Organización Cisneros socialmente responsable y de bajo impacto ambiental situado en la provincia de El Seibo, República Dominicana.

Político

En su calidad de Presidente del grupo, desde 1968, ha dedicado su vida tanto al desarrollo estratégico de la misma como al avance global de la región. Su liderazgo ha contribuido a elevar el perfil de Latinoamérica en el escenario mundial, a  establecer nuevas industrias y a  promover los principios de la democracia y la libertad individual.

Por todos esos motivos se le considera una figura esencial en la vida venezolana, y por ello ha contado siempre con el reconocimiento de varios presidentes de su país, como Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez o Rómulo Betancourt.

Claro que no sólo ha estado relacionado con políticos venezolanos, sino también del resto del mundo. Por ejemplo entabló amistad con el expresidente del Gobierno español Felipe González, o el expresidente estadounidense George Bush o el ex secretario de Estado de aquel país, Henry Kissinger, e incluso con el multimillonario David Rockefeller.

Su intensa actividad política hizo que en 2001 fuera miembro activo de la Comisión de Comunicación e Informática de las Naciones Unidas por el entonces secretario general de la ONU y Premio Nóbel de la Paz Kofi Annan.

Paralelamente, pertenece al directorio de la Sociedad de Arte de Estados Unidos, es uno de los animadores de Global Business Dialogue, una entidad privada dedicada al análisis e impulso de todo tipo de negocios globalizados, es Consejero Internacional de la Sociedad de Las Américas, organización sin fines de lucro que busca informar al público y las autoridades estadounidenses sobre la realidad latinoamericana, y es miembro del Consejo Asesor Presidencial para la Inversión y el Crecimiento Económico de Haití.

Reconocimientos

Su afán por ser protagonista también en otros países al margen del suyo le ha llevado a adquirir las nacionalidades española y dominicana, y a ser reconocido en todos los lugares en los que de alguna manera ha estado presente.

Así, ha recibido numerosas condecoraciones y reconocimientos tanto dentro como fuera de su país. En el suyo cuenta con la Orden del Libertador, en su clase ‘Gran Cordón’, el más alto reconocimiento al que un civil puede aspirar en Venezuela; la Orden Andrés Bello, en Primera Clase, y la Orden Francisco de Miranda, en su Segunda Clase.

Lejos de su patria cuenta con la Orden de Isabel la Católica en España, conferida por el gobierno español por su labor de fortalecimiento de las relaciones entre el país europeo y Venezuela, y también con la Orden de Malta. En mayo de 2012 fue reconocido con el “Lifetime  Achievement Award”  por el Advertising  Educational Foundation (AEF) por sus contribuciones a la industria del entretenimiento y por la labor de la Fundación Cisneros en mejorar la educación en América Latina.

En agosto de 2013, Gustavo Cisneros nombró a una de sus hijas, Adriana (con su mujer ha tenido otros dos vástagos) como nueva CEO y Vicepresidenta de la Organización Cisneros, lo que constituye la tercera generación Cisneros que toma el timón del conglomerado global de medios y un modelo de transición de una empresa familiar de América Latina. Él continúa en su cargo de presidente, trabajando con su hija en las estrategias de negocios.

Es primo de Oswaldo Cisneros, actual presidente de Digitel12 , la tercera compañía de telecomunicaciones más grande de Venezuela, y está casado con la heredera de otra de las grandes familias de Venezuela, Patricia Phelps, emparentada con los empresarios William H. Phelps Sr. fundador del Grupo Empresarial BC, y William H. Phelps Jr. hijo del anterior y fundador de RCTV el canal de televisión mas emblemático de Venezuel. El matriomonio fue considerado  en 2010, por el ‘New York Times’ como la pareja más influyente de Latinoamérica.

Comentarios