Jueves 13.12.2018
Es la respuesta de las personas ante una pérdida

La importancia del duelo

Hay que saber despedir al ser querido y diferentes formas de duelo ayudan a hacerlo 

La pérdida de un ser querido es una de las experiencias más duras por las que pasa un ser humano pero, tarde o temprano, todos tenemos que vivirla. Para superar el dolor que ocasiona la pérdida, honrar al desaparecido y seguir adelante con nuestra vida hay diferentes tipos de duelo. El duelo es la respuesta de las personas ante una pérdida y tiene diversas manifestaciones. Una de las formas más populares y positivas en los últimos tiempos para obtener tranquilidad espiritual, aliviar el dolor y sentirse más cerca del fallecido es llevar colgantes para cenizas de Porsiempre. A continuación veremos los diferentes tipos de duelo y las distintas formas de superar la pérdida

Los tipos de duelo

El duelo anticipatorio.  En esta clase de duelo somos conscientes de la inminente pérdida del ser querido. Los sentimientos suelen ser inestables y no resulta nada fácil lidiar con una situación que no se ha producido pero que se prevé inevitable. Los expertos recomiendan abordar de forma abierta con la persona que se va a ir, pues puede ser beneficioso para ambos.

La negación.  También denominado duelo ausente pues la persona que sufre la pérdida bloquea de forma consciente o inconsciente los sentimientos que afloran en él. De este modo trata de negar la ausencia del ser querido, como si fuera algo temporal. La negación es una etapa natural de cualquier duelo pero debe superarse para pasar a la etapa de la ira pues, de lo contrario, se convierte en una situación no saludable. En realidad, el impacto de la pérdida es aquí de los más grandes pues la persona afectada se niega a aceptarlo.

El duelo crónico.  Es otra de las formas de duelo no saludables que pueden afectar a la calidad de vida del que lo sufre y que pueden influir en su capacidad para seguir adelante. El dolor es constante y la depresión puede aflorar, a la vez que la ansiedad, tristeza o culpa. Para superar un duelo crónico es, por lo general, necesario acudir a un psicólogo pues el individuo no tiene recursos para superarlo por sí solo.

El duelo inhibido.  Se caracteriza por la dificultad para expresar sentimientos y suelen experimentarlo niños o personas con alguna clase de discapacidad cognitiva. Si se prolonga en el tiempo, también requiere de ayuda profesional.

El duelo sano. El duelo saludable requiere superar 5 fases, definidas por la psicóloga Elizabeth Kübler-Ross: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. De la negación ya hemos hablado anteriormente y la ira es la etapa que la sucede de forma natural. Con la ira la persona que sufre la pérdida se rebela contra lo sucedido, que le parece injusto. A continuación, mediante la negociación la persona fantasea con situaciones que no son reales y con qué hubiera pasado si las circunstancias hubieran sido otras. La cuarta etapa de depresión es una de las más vulnerables y los expertos aconsejan pasarla lo antes posible. Por último, la aceptación marca el final del duelo y el retorno a una vida normal, implicando que se recordará al ser añorado pero de forma mucho más positiva.

Colgantes para cenizas, una forma de recordarle

Y una de las formas más positivas de recordar al ser querido es llevando un colgante para guardar sus cenizas. Estas joyas ayudan a aliviar el dolor y a recordar al fallecido con una sonrisa. La tradición de las joyas funerarias no es reciente, pues ya era practicada por las antiguas civilizaciones pero hoy en día se ha convertido en una forma muy sentida de honrar a la persona añorada.

Estas joyas transmiten paz y tranquilidad y son elaboradas por especialistas con gran cuidado y dedicación. Las hay de muy diferentes formas y motivos: con forma de corazón, cruz, lazos, peces, tréboles, estrellas, lágrimas… algunas están fabricadas en plata, otras en oro pero lo más importante es la calma que pueden llegar a contagiar a quien las porta.

Los colgantes  con forma de corazón son los más populares pues representan el sentimiento de amor hacia el desaparecido. No obstante, las cruces son también muy frecuentes pues simbolizan el cristianismo y son las preferidas por los creyentes.

Estas joyas funerarias pesan muy poco y miden entre 2 y 3 centímetros. Son discretas y ligeras, no provocan ninguna molestia a quien las lleva y, además, nadie puede saber que contienen en su interior las cenizas de un familiar o amigo.

Solidaridad en los colgantes para cenizas

Los colgantes para cenizas son elaborados por la empresa española Por Siempre, una compañía fundada en 2014 que se ha especializado en estas joyas que contienen las cenizas de los seres más cercanos.

Por Siempre es una compañía solidaria pues dedica parte de los beneficios obtenidos con la venta de sus joyas a los más desfavorecidos, en particular a proyectos sociales relacionados con la infancia.

Comentarios