miércoles 4/8/21
Conocer el futuro

Creencias más allá de lo tangible: el Tarot

Más allá de las propias creencias de cada uno, lo cierto es que siempre nos toparemos con ese ápice de curiosidad que despiertan este tipo de cosas desconocidas, como en este caso el tarot

tarot
Creencias más allá de lo tangible: el Tarot

La RAE define el Tarot como:

Tarot : nombre masculino 1.Baraja de cartas que consta de 78 naipes y está formada por dos bloques, uno con naipes numerados y el otro con naipes con figuras simbólicas. 2.Práctica adivinatoria del futuro que se realiza colocando de diferentes modos las cartas de esta baraja sobre una superficie.

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha deseado saber, conocer, creer que podía tener el alcance de su mano el futuro que le deparaba. Pero, ¿por qué esa necesidad de conocimiento de lo que va a pasar?

A todos nos gusta sentirnos seguros al respecto de lo que está por venir, de ahí que hayamos buscado respuestas en el cielo, en las cartas, e incluso en nuestras propias manos. Aunque las verdaderas respuestas sobre si estábamos en lo cierto o no, sólo las tendremos con el tiempo.

Más allá de las propias creencias de cada uno, lo cierto es que siempre nos toparemos con ese ápice de curiosidad que despiertan este tipo de cosas desconocidas, como en este caso el tarot.

Las videntes se encargan de desvelarnos, a través de sus conocimientos sobre diferentes métodos (tarot, quiromancia…), todo aquello que deseamos saber.

El protagonista en el tarot: el amor

Lo cierto es que uno de los temas que más deseamos saber a través de este método es el tarot de amor. ¿Nos querrá? ¿No nos querrá? ¿Duraremos toda la vida? ¿Me engaña con otra persona? ¿Volverá conmigo ese amor que tanto anhelo? En fin, que el amor es uno de los principales protagonistas de las cartas de tarot de cualquier vidente.

El amor es lo que mueve y da energía al mundo, a nuestra vida. El motivo de nuestros desvelos, de nuestras alegrías más intensas y de nuestras penas más profundas y complicadas. De ahí nuestra necesidad de conocer, para acabar con las dudas o con la angustia que muchas veces tenemos.

Origen del tarot

No está del todo claro el origen de esta creencia basada en la lectura de una baraja de cartas. Se dice que nació en Italia allá por el siglo XIV, pero lo cierto es que a su vez se inspira en una serie de juegos que nacieron muchísimo antes (alrededor de año 1100) en China e India.

Según Oswald Wirth, un gran conocedor de este tema que vivió en el siglo XIX, el tarot habría nacido como tal en la Edad Media, al fusionarse varias antiguas filosofías, como la astrología, la numerología o los naibis.

A nuestro país llegó alrededor del siglo XIV, ya que hay un libro de un obispo español en el que hace referencia a el tarot.

Tirar las cartas

Se supone que son necesarios una serie de puntos clave a la hora de echar las cartas, es decir, muchos defienden que no es algo que se pueda hacer “así como así”.

Sería recomendable usar velas blancas, un tapete morado (que simboliza el cambio), una tranquilidad y silencio absolutos, así como una gran concentración. Todo ello hace que se cree un clima propicio para una correcta lectura del tarot, para una buena tirada de las cartas. Antes de proceder, deberá conocerse qué es lo que quiere saber la persona en cuestión.

En cuanto a la hora de barajar las cartas, de tirarlas… cada vidente o tarotista tiene su propio método, y lo hace de una forma personal. Algunos dividen el montón en dos partes, otros dejan que la persona en cuestión corte por dónde quieras, otros las esparcen como un abanico… En fin, eso queda en las manos de cada profesional de este ámbito.

Recomendaciones antes de ir

Antes de que elijas tarotista o vidente que te lea el futuro en el tarot, ten en cuenta que debes alejarte de personas que no te hagan sentir cómodo o te creen desconfianza, que sean impositivas o que te transmitan emociones negativas.

Además debes ir seguro y tranquilo, sin miedo. Ten en cuenta que es algo que haces de manera voluntaria y que puede influirte o no, eso lo decides tú. Por supuesto que nada de lo que salga reflejado es a ciencia cierta, así que relájate y disfruta de la experiencia.