sábado 12/6/21
En Los Angeles

Confunden a una conejita Playboy con una espía rusa

Encontró la fama en un reality de la MTV y cuenta con más de dos millones de seguidores en las redes sociales

modelo
Victoria Bonya, en una de sus sesiones fotográficas como modelo.

Por mucho que hubiera trabajado en un reality televisivo, seguro que Victoria Bonya nunca pensó que la fueran a detener en un aeropuerto. Como mucho para firmar un autógrafo, pero en ningún caso que la acusaran nada menos que de ser una espía rusa.

Pese a ello, la modelo de 37 años, que además tiene en su currículmi la vitola de conejita Playboy, fue retenida en el de Los Ángeles tras ser confundida con una espía y la retuvieron e interrogaron hasta que verificaron que no era un peligro para el país.

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 16.18.02

Los agentes de aduanas que trabajan en el aeropuerto de Los Ángeles decidieron echarle el alto hace unos días, y ahora la top ha decidido relatar su disparatada historia en New York Post, donde ha indicado que "entre mis cosas no había drogas, ni armas y toda mi documentación estaba en regla. Pero a los oficiales de aduanas les había llamado la atención una tarjeta de Spy-Land, una empresa especializada en cámaras ocultas".

Por ese motivo le preguntaron si "¿es usted miembro de algún servicio secreto?" y fue interrogada durante varias horas en una habitación privada, donde tuvo que responder a preguntas sobre cuál era su relación con Vladimir Putin y con las agencias de inteligencia de su país.

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 16.18.49

Victoria Bonya confiesa que "al principio me reí, pensé que era una broma, hasta que me preguntaron lo mismo por tercera vez", y que al final la dejaron seguir su camino, tras comprobar su identidad. Esta experiencia ha llegado incluso hasta la prensa rusa, que se ha burlado de la histeria de Donald Trump a que el gobierno de Putin quiera chantajearle con un vídeo comprometedor tras una estudiada 'encerrona'.

Bonya nació en Krasnokamensk, en la región de Zabaykalsky Krai, en el este de Rusia, y con 16 años se trasladó a Moscú, donde trabajó de camarera hasta que encontró la fama en un reality ruso de MTV. Ahora trabaja por todo el mundo aunque está afincada en Los Ángeles y cuenta con más de dos millones de seguidores en las redes sociales.

Comentarios