Jueves 25.04.2019
Los pies sufren más que cualquier otra zona

Acudir al podólogo: una bienvenida a la salud de los pies

Suele ser el área a la que menos se le presta atención. Los pies carecen de todos los mimos y cuidados en comparación con otras partes del cuerpo como el rostro

Pero lo cierto es que gracias a ellos es posible trasladarse de un lugar a otro, así como soportar todo el peso corporal, por lo que sufren más que cualquier otra zona. Por lo tanto, y ahora que ya lo sabes, de ahora en adelante los cuidados para esta zona no deberán pasar inadvertidos porque existen profesionales ocupados en dar el mejor cuidado para la salud del pie.

Cuidados de los pies por especialistas

Las mujeres, sobre todo, suelen visitar un salón de belleza en lugar de un centro de podología para el cuidado de los pies. Esto debería cambiar, porque este solo precisa el embellecimiento de las uñas, pero ¿qué hay de los cuidados especiales y el profesionalismo?, y ¿qué hay del rigor en el uso del instrumental y técnicas empleadas? Por lo tanto, no hay nada más acertado que pautar una cita con un podólogo Málaga cuando empiezas a notar tus primeras molestias en los pies.

Razones para asistir a un podólogo

  • Son especialistas porque como egresados de una carrera universitaria de cuatro años de estudios se enfocan en ofrecer los mejores cuidados para el bienestar del pie y la prevención de enfermedades.
  • Ante una emergencia como uñas encarnadas, papilomas o micosis podrán darle solución a la mayor brevedad y sin dolor.
  • Recomiendan qué hacer en relación con los cuidados, acciones y tratamientos adecuados ante posibles lesiones. Así como ofrecer consejos sobre qué prácticas deportivas realizar según las estaciones del año.
  • La rigurosidad en la limpieza es lo mejor. Todos los materiales empleados se someten a un estricto control de esterilización, lo cual no ocasiona ningún margen de duda, así como tampoco dolor ante la eliminación o las correcciones de molestias dérmicas (callos y durezas en los pies).

Otros cuidados:

  • Pie diabético: prevención y cuidados en caso de padecer de diabetes. Sobre todo diagnóstico y exploración de elementos como isquemia o de la enfermedad de arteria periférica.
  • Venas neuromusculares: para disminuir el dolor y ayudar en el drenaje linfático.
  • Infiltración en el pie: técnica especial para personas que padecen inflamaciones y molestias crónicas como espolón calcáneo.
  • Reconstrucción de uñas en el pie: procedimiento especial en caso de haber sufrido de uñas encarnadas.

Ante lesiones mayores que requieran una cirugía, un podólogo podrá atender el caso procurando el mejor desenlace, porque no optan por alternativas estéticas sino por ofrecer un servicio confiable en manos de profesionales con la mayor experiencia en el ámbito.

Las prácticas deportivas requieren cuidados especiales de los pies

Al desplazarse:

Los aficionados al running y las caminatas van en aumento. No obstante, es nula la atención que  le prestan a ciertas molestias o aparición de enfermedades en el pie. En este sentido, ir a un centro de podología deportiva en Málaga antes o después de arduos entrenamientos o de la realización de una actividad especial como maratones o triatlones es una buena manera de iniciar el hábito de asistir al podólogo.

Se encargaran de realizar una prueba para capturar los movimientos de la persona al correr con una cámara de alta velocidad. Después del análisis, dictaminarán cuál es la zapatilla más conveniente para el mejor desempeño, disfrutar del ejercicio, y sobre todo mejorar el rendimiento tras cada práctica.

Puede haber ocasiones en que se sugiera el uso de plantillas especiales para reducir el riesgo de lesiones o como parte fundamental de un tratamiento para la corrección de la pisada.

En la bicicleta:

Y es que los podólogos al ser especialistas en el cuidado de las pisadas, también sabrán qué recomendarle a los ciclistas. Para aquellos casos en que comienzan a aparecer ciertas molestias después de montar en bicicleta o el rendimiento no es igual que el de antes, lo mejor es efectuar un estudio biomecánico de la bicicleta. Entre otras cosas, ayuda a corregir y evitar lesiones en la rodilla.

¿Cómo se realiza un estudio biomecánico?

Se basa en el análisis a través de cámaras de altas velocidades, sensores inerciales y sistema de presiones que realizan una especie de escáner del desempeño del deportista en la bicicleta con el fin de detectar malos hábitos como la posición incorrecta. Por todas estas razones ir a un podólogo debe ser un hábito así como lo es ir al dentista.

Comentarios