martes 9/3/21
PARCELA DE 4.300 METROS Y CHALET

¿Cómo disimular una finca en Toledo?

El alcalde de Leganés fue interpelado el pasado 25 de septiembre en pleno municipal por sus bienes y no reseñó la compra de su nueva vivienda. Tampoco que la pagó en metálico pese a haber excusado siete meses antes problemas económicos

Finca de Jesús Gómez en Otero, Toledo. | Estrella Digital
Finca de Jesús Gómez en Otero, Toledo. | Estrella Digital

Jesús Gómez, el alcalde de Leganés negaba este lunes que no hubiera declarado la finca de más de 4.300 metros cuadrados que se compró este verano en Toledo en el registro de bienes del consistorio. Pero no lo mencionó en el pleno del pasado 25 de septiembre.

Ante las dudas que levantó el regidor tras ocultar sus acciones en un medio online, confesar que tiene 10 onzas de oro troy y contar a El Mundo que le están amenazando con sacarle una cuenta en Suiza, la oposición le interpeló sobre sus bienes en el último pleno municipal. Tras una larga intervención en la que se le exigió la “declaración a, b y c de sus bienes e intereses”, el regidor, sin a penas levantar la cabeza, dijo: “Me remito a lo que dije en el pleno del 25 de julio de 2013. No tengo nada más que decir”.

Jesús Gómez dejaba así pasar el detalle y la oportunidad de contar que se había comprado una parcela con chalet de 200 metros incluido en la localidad toledana de Otero. Remitía a un año atrás, cuando aún no había adquirido la vivienda: “Mis ingresos están bastante claros, lo que cobré del Ayuntamiento el pasado año fueron 68.000 euros y de la Asamblea de Madrid 11.000. Eso es todo lo que hay, y no hay nada más. […] Tengo una vivienda alquilada, pero eso no es asunto de incumbencia de esta corporación ni del público en general”.

El alcalde zanjaba con el flashback hablar de sus bienes, pese a ser consciente del desembolso de 50.000 euros en metálico que hizo en julio. Una cantidad que tampoco había reseñado en su bolsillo y que sorprende después de haber justificado en el mes de noviembre que no hacía el pago prometido a Cáritas porque no pasaba por el mejor momento económico. “Tenían en alquiler un piso que ahora con la crisis es muy complicado alquilarlo, es decir, mi mujer está en paro, y además tuve que hacer frente a los impuestos de la herencia, que son cuantiosos”, aseguraba el regidor públicamente. Siete meses después se compró la nueva vivienda.

Declaraciones y ausencia de explicaciones para disimular un finca en Toledo.

Comentarios