miércoles 03.06.2020
RESULTADO DEL DESHIELO DEL MAR

¿Surfear en el Ártico?

Se han registrado nuevas tormentas que generan oleaje, un fenómeno impredecible

Imagen de el Ártico. | GTRES
Imagen de el Ártico. | GTRES

A medida que el clima se calienta y el hielo retrocede en el mar, el Ártico está cambiando. La extensión cubierta de hielo registra una temporada de aguas abiertas que se extenderán por todo el Océano Ártico hacia mediados de este siglo. Por tanto, las tormentas tienen el potencial de crear oleaje en el Ártico, con enormes olas que podrían agregar un elemento nuevo e impredecible a la región.

Un investigador de la Universidad de Washington ha realizado el primer estudio de las olas en el Océano Ártico y las detectó del tamaño de una casa durante una tormenta en septiembre de 2012. Los resultados han sido publicados recientemente en la revista Geophysical Research Letters.

"A medida que el Ártico se está derritiendo, es una predicción bastante simple que en el mar abierto adicional se produzcan olas", dijo Jim Thomson, oceanógrafo del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington.

Sus datos muestran que los vientos a mediados de septiembre 2012 crearon olas de 5 metros de altura durante el pico de la tormenta. La investigación también rastrea las fuentes de esas grandes olas:  vientos fuertes habituales en el Ártico junto con la nueva realidad del agua abierta en verano.

El hielo ártico se retira en promedio menos de 150 kilómetros de la costa. En 2012, se retiró más de 1.500 kilòmetros. El viento que sopla a través de una extensión de agua crea cabrillas, luego olas pequeñas, que luego se consolidan poco a poco en los grandes vientos que transportan enormes cantidades de energía en un solo golpe.

El tamaño de las olas aumenta con la distancia que recorren sobre aguas abiertas. Así que más aguas abiertas significa olas más grandes. Como las olas crecen más grandes también capturan más viento, y se mueven más rápido y con más energía.

Peligro para la navegación

Las compañías petroleras y de transporte han estado atentas a la posibilidad de una temporada sin hielo en el Océano Ártico. La aparición de grandes olas podría ser una mala noticia para operar en nuevos espacios libres de hielo en las aguas del norte. También podría agravar el proceso de rotura de las masas de hielo marino, y hacer las costas más vulnerables a la erosión.

Las observaciones se realizaron con un sensor anclado al fondo del mar, a 50 metros por debajo de la superficie en el medio del mar de Beaufort, a cerca de 550 kilómetros de la vertiente norte de Alaska y en medio del mar libre hielo. Se midió la altura de ola desde mediados de agosto hasta finales de octubre de 2012. Los satélites pueden dar una estimación aproximada de la altura de las olas, pero no dar números precisos durante las tormentas.

El reciente estudio registra las olas en un solo lugar. Este verano, Thomson forma parte de un grupo internacional liderado por la Universidad de Washington que está poniendo decenas de sensores en el Océano Ártico para entender mejor la física de la retirada del hielo marino. "Va a ser un salto cualitativo en términos del número de observaciones, el nivel de detalle y el grado de precisión" para medir las ondas del Océano Ártico, dijo Thomson.

Comentarios