jueves 17.10.2019
LA PEOR MATANZA EN EEUU DESDE EL 11S

El Estado Islámico reivindica la masacre en un club gay en Orlando

El atacante ha sido identificado como Omar Mateen, de 29 años y de origen afgano. Poco antes de matar a 50 personas juró lealtad al ISIS. Tenía vínculos con radicales islamistas y estaba en el punto de mira del FBI

Omar Mateen, en una imagen subida a su muro de Facebook.
Omar Mateen, en una imagen subida a su muro de Facebook.

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) ha asumido la autoría de la matanza contra una discoteca gay en Orlando, en el estado de Florida (Estados Unidos), en el que han fallecido 50 personas y han resultado heridas al menos otras 53. La reivindicación ha sido publicada por Amaq, la noticia de agencias afín al ISIS, aunque no se ha confirmado su veracidad. 

Según rezan los dos comunicados que ha difundido el grupo terrorista, uno en árabe y otro en inglés, "el ataque contra una discoteca de homosexuales en Orlando, Florida que ha dejado más de 100 muertos y heridos fue cometido por un soldado del Estado Islámico”. 

"Es un acto de terrorismo y odio". Así ha definido el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la matanza de este domingo en un club gay de Orlando en la que han fallecido 50 personas. El mandatario estadounidense no ha confirmado que detrás del tiroteo masivo haya una motivación islamista y se ha limitado a decir que las fuerzas de seguridad investigan lo sucedido.

El FBI ha tachado el ataque como una "acción terrorista" y ha abierto un investigación para trata de descifrar los motivos del ataque sin descartar ninguna hipótesis. De hecho, la pista yihadista es una de las que baraja a esta hora tras darse a conocer que el presunto autor del ataque llamara a los servicios de emergencia poco antes de comenzar a disparar indiscriminadamente y jurara lealtad al Estado Islámico. 

La policía de Orlando ha identificado al autor de la matanza como Omar Mateen, de 29 años, de padres afganos y residente en una localidad de Florida. Fuentes policiales también han confirmado que el joven tenía vínculos con islamistas radicales y estaba en el punto de mira del FBI desde hacía tiempo. No obstante, aún no hay certeza de que el tiroteo tuviera motivaciones religiosas.

Sin embargo padre del presunto autor de la masacre, la peor que ha tenido lugar en suelo estadounidense desde los atentados del 11 de septiembre, ha descartado el móvil religioso y ha apuntado a la homofobia. "Esto no tiene nada que ver con la religión", ha afirmado en declaraciones a la NBC, en las que ha señalado que su hijo se enfadó hace unos meses cuando vio a dos hombres besándose en una visita a Miami. El FBI aún no ha clasificado la masacre como un "crimen de odio o terrorista".

La exmujer de Omar Mateen también ha hecho declaraciones a los medios de comunicación y ha asegurado que su exmarido era "violento e inestable mentalmente". La joven, que ha preferido no revelar su identidad, ha afirmado que mientras estuvieron casados recibió varios golpes de su entonces marido. También ha asegurado que no era muy religioso, aunque cree que poco después de casarse cayó bajo el dominio del islamismo más radical.

El tiroteo masivo de Orlando se ha saldado con 50 personas muertas y al menos 53 heridos. El presunto atacante irrumpió en el club nocturno y abrió fuego indiscriminadamente contra los asistentes. A continuación, se atrincheró en el interior del local con varios rehenes. Murió en un intercambio de disparos con varios agentes de policía.

La masacre ha tenido lugar en el club nocturno Pulse, situado en el centro de Orlando y frecuentado por la comunidad LGTB de la ciudad, a las dos de las madrugada hora local. En el momento del tiroteo, más de 300 personas se encontraban en el local celebrando una fiesta latina gay. 

Comentarios