lunes 14.10.2019
Mick Schumacher

'Ultimátum' al hijo de Schumacher

El alemán, que repetirá en la Fórmula 3 a sus casi 19 años, tiene complicado seguir los pasos de su padre. Otra mala temporada podría cerrarle las puertas de la Fórmula 1

Mick Schumacher.
Mick Schumacher.

No sólo el dinero es suficiente para acceder al 'gran circo', donde la competitividad exige la presencia de pilotos talentosos y agresivos. El más grande de todos los tiempos es, de forma indiscutible, Michael Schumacher. El alemán conquistó siete títulos y brilló con Ferrari, la escudería más dominante en la historia de este deporte. Con la complicada situación de lidiar con el mal estado de su padre, en coma desde hace cuatro años, Mick Schumacher intenta seguir sus pasos. Su apellido es un aliciente, pero podría no serle suficiente para dar el salto trascendental.

La apuesta por los jóvenes pilotos es cada vez más frecuente, en una clara transición tras la retirada de algunos hombres importantes en los últimos años. En el próximo lustro Hamilton, Alonso e incluso Vettel, entre otros, podrían anunciar su adiós. Y las grandes escuderías se protegen con fichajes mediáticos. Nombres jóvenes que podrían dominar en el futuro, como Stroll, Vandoorne, o hasta Lando Norris, nuevo probador de McLaren. 

En ese contexto se halla inmerso Mick Schumacher, el hijo del heptacampeón. De momento, parece se encuentra muy lejos de poder repetir lo que hizo su padre. El próximo mes de marzo cumplirá 19 años, y mientras otros que rondan su edad están consolidados en el 'gran circo'. el tendrá que repetir en la Fórmula 3 Europea tras un 2017 decepcionante. Este curso será todo un reto, pues tras el año de aprendizaje está obligado a firmar triunfos. De no ser así, difícilmente acabará en la Fórmula 1. Eriksson y Norris ya lo hicieron este último año.

El joven alemán competirá de nuevo con Prema, con el objetivo de ganarse un asiento en la Fórmula 2 en 2019 y poder dar el salto a la Fórmula 1 en 2020 como mínimo. Este equipo es actualmente un 'filial' de Ferrari, bien lo sabe Lecrec, que tras ganar con la misma escudería ahora militará en Sauber. Schumacher sabe que los de Maranello harán todo lo posible para concederle al menos una posibilidad, pero para ello tiene que hacer algo llamativo sobre el asfalto, algo que hasta la fecha no se ha vislumbrado. 

En su misma categoría se encuentra la promesa del automovilismo español, Alex Palou, que formará en el equipo Hitech y que, hasta la fecha, ha brillado más que el alemán. Su apellido puede ayudarle, pero no es suficiente. Se encuentra en el momento más determinante. Que se lo digan a Sainz, que aún ganando las World Series casi se queda fuera de Toro Rosso. No conseguir estar entre los mejores puede privarle de por vida de seguir los pasos de su padre. 

Comentarios